La incertidumbre del paciente cero

Los médicos descartan al que consideraban el principal transmisor

Thumbnail

Ahora mismo es la cuestión que más preocupa tanto a los médicos italianos como a las autoridades internacionales. La única pista que había ha resultado fallida. Se trataba de un hombre, residente en uno de los pueblos de Lombardía infectados, que había estado en China, en la ciudad de Shanghái. Los primeros exámenes dieron negativos y en los segundos, realizados para buscar anticuerpos, también se ha descartado el rastro de la enfermedad. Esto quiere decir que no es el principal transmisor y que habrá que seguir buscando. En el foco que se concentra en un área del Véneto se sospechaba que el principio de la cadena podía estar en ocho ciudadanos chinos que habían acudido al mismo bar que el primer fallecido, aunque de momento tampoco hay constatación de que hayan dado positivo en las pruebas.

El comisario elegido para la emergencia, Angelo Borrelli, ha señalado que dar con el origen del brote de Coronavirus es «muy importante y por eso se ha establecido este cordón sanitario tan amplio. Únicamente si lo encontramos se puede reconstruir la cadena de posibles contagios». Lo que está ocurriendo por primera vez en Europa es que se ha perdido la pista epidemiológica y eso complica enormemente la tarea de los médicos. El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa, Hans Kluge, afirmó que «lo que más preocupa de la situación italiana es que no todos los casos registrados parecen tener una clara historia epidemiológica, es decir, un vínculo con viajes a China o con contactos con otros casos ya confirmados».

Mientras, en los pueblos más afectados, la situación sigue siendo de absoluto desconcierto. El hospital de Codogno, el pueblo considerado como la «zona cero», se encuentra cerrado al público por temor a que desde allí pueda seguir extendiéndose el contagio. Ayer, un enfermero aseguraba que «el pánico es absoluto». «Los familiares de los infectados no paran de llamar para preguntar por sus parientes que han sido aislados. Mi impresión es que primero dejaron escapar a los bueyes y luego han cerrado la cuadra», añadía. El personal sanitario de este centro está en cuarentena.