El ministerio que dirige Irene Montero gasta más de 225.000 euros en “distintivos” para la igualdad

El BOE del pasado 17 de abril publica dos partidas del Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Igualdad, por valor de 164.000 y 61.257,72 euros

El Instituto de la Mujer, órgano dependiente del Ministerio de Igualdad, ha destinado 225.257,72 euros a “la gestión del procedimiento de concesión del distintivo Igualdad en la Empresa (DIE)". O lo que es lo mismo, la cartera que ahora dirige Irene Montero premiará con una “insignia” a aquellas empresas que fomenten la inclusión y el ascenso de la mujer dentro de su organización y para ello exigirá unos “informes periódicos”, mientras este vigente el citado contrato.

Así aparece reflejado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 17 de abril, en el que pueden verse dos partidas muy concretas. La primera, por valor de 160.000 euros, ha sido adjudicada a Enred Consultoria S. L., que se encargará de gestionar el procedimiento y elaborar los informes para la concesión de los polémicos “distintivos”. La segunda, con un coste de 61.257,72 euros, ha sido adjudicada a la empresa D´Aleph Iniciativas y Organización S. A. y su objetivo no es otro que la “dinamización” de lo que han denominado “Red DIE”.

Aunque la licitación de estos contratos se produjo a finales del año pasado, su aprobación llega en un momento muy complicado para las grandes empresas, pymes y autónomos que ven peligrar su futuro tras la pandemia de coronavirus. De ahí que se cuestione la idoneidad de este elevado gasto en unos “distintivos”, cuando el Ejecutivo al ha puesto su foco de preocupación en el paro, los ERTE y el futuro incierto de nuestra economía.

La rúbrica de Beatriz Gimeno

En el citado Boletín Oficial del Estado aparece la rúbrica de la directora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, Beatriz Gimeno Reinoso. Hay que recordar que Gimeno fue responsable del área de Igualdad de Podemos en la Comunidad de Madrid y sustituyó en el cargo a Rocío Rodríguez Prieto.

Su nombramiento provocó una ola de críticas y muchos fueron los que se hicieron eco de sus polémicas declaraciones sobre el patriarcado, la sexualidad que deben tener las personas heterosexuales, la lactancia materna -que oprime a las mujeres- o la prisión permanente revisable. Su nombramiento cayó incluso como una bomba entre algunos sectores del feminismo de izquierdas vinculados al PSOE.