Las funerarias revelan que el número real de fallecidos por coronavirus asciende a 43.985

Un informe de Aesprof destapa 15.876 muertos más de los que constan en los datos oficiales. Madrid y Cataluña duplicarían sus cifras de fallecidos

Con el “único propósito de arrojar luz sobre el número de muertos por coronavirus", la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios (Aesprof) ha elaborado un informe en el que refleja la cifra real de fallecidos entre el 14 de marzo y el 25 de mayo. Un número que dista mucho del ofrecido por el Ejecutivo de Pedro Sánchez y que se situaría en los 43.985. O lo que es lo mismo, 15.876 fallecidos más de los que constan en los datos oficiales en esa misma fecha. Y es que este informe incluye a los “sospechosos de covid-19”, tanto en residencias de ancianos, como en domicilios o centros hospitalarios.

Si observamos con detenimiento los datos, podemos observar que en Madrid y Cataluña la cifra de fallecidos por Covid-19 se duplica. Así, frente a los 6.035 fallecidos en Cataluña que ofrece el Ministerio de Sanidad, nos encontramos con 12.125, según los servicios funerarios. Y en Madrid, más de lo mismo. La cifra real de personas que han perdido la vida por coronavirus sería de 16.579, frente a los 8.949 que constan en poder del Ejecutivo. De aquí surgen las diferencias entre los 28.109 fallecidos que el 25 de mayo constaban en los registros de Sanidad y los 43.985 que afloran tras analizar el informe de las funerarias. Sobra decir que el Gobierno también tiene en su poder los datos recogidos en este informe, al igual que el Rey Felipe VI, al que entregaron una copia del mismo.

Pero la diferencia se acentúa aún más si cabe si tenemos en cuenta que tras un nuevo cambio en el sistema de recuento el Ejecutivo anunció que había 2.000 muertos menos de golpe. A día de hoy, esa cifra oficial se sitúa en 27.127, por lo que la distancia con los datos de las funerarias se incrementaría y ya serían 16.858 los fallecidos que no han sido contabilizados por Sanidad. Y es que los datos ofrecidos por el Ejecutivo distan mucho no solo de los ofrecidos por las funerarias sino también de los aportados por los registros civiles de España, que hablaban de un exceso de 43.024 fallecidos. Y tampoco coinciden con las notas de la Seguridad Social, que a 1 de mayo pagó 51.011 pensiones menos que las que afrontó en febrero, cuando estalló la pandemia en España.

Anonimato por temor a represalias

Más de 250 trabajadores de los diferentes sectores de los servicios funerarios (funerarias, personal de cementerios, personal de registros civiles e Institutos de medicina legal) han aportado los datos necesarios para realizar un informe detallado de la cifra real de fallecidos. Sin embargo, se mantiene su anonimato por temor a las represalias, ya que denuncian haber sufrido presiones.

Desde Aesprof denuncian la disparidad de criterios estadísticos de contabilización de los fallecidos sin seguir una trazabilidad concreta: “Cada vez que se cuentan a los fallecidos como meros números, nosotros, como profesionales nos vemos en la obligación de corregir, para que así nadie se quede fuera , ya no solo del número o estadística, sino del reconocimiento de las autoridades y de la sociedad”. En el mismo informe se toma como referencia un estudio del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, cuyos resultados preliminares señalaban que el coronavirus entró en España a “mediados de febrero” y se descartaba la existencia de un paciente cero. Así, el coronavirus habría entrado al país hasta 15 vías diferentes y ya circulaba en todo su esplendor precisamente el 14 de febrero.

Los contagios se dispararon un 2.064% en Madrid

En su estudio, la Asociación Española de Profesionales de Servicios Funerarios quiere dejar patente la responsabilidad de aquellas administraciones que el 8 de marzo permitieron la celebración de 480 manifestaciones en toda España (sin contar Cataluña) y que reunieron a más de 600.000 personas. Y todo ello, pese a que el coronavirus ya se había propagado por todo el país, especialmente en la Comunidad de Madrid, donde hubo 41 manifestaciones, además de los asistentes reunidos en el acto de VOX llegados de toda España.

El Ministerio de Sanidad admitió que el número de casos confirmados por las regiones, ascendió el pasado 8-M, día de centenares de manifestaciones, políticas, deportivas, comerciales y de otra índole en toda España. Pero, las consecuencias ese día tuvieron un reflejo trágico en las estadísticas. Según refleja este informe, el registro que Sanidad hizo finalmente público indicaba que el 23 de marzo los contagios en Madrid se dispararon a 21.531, un aumento del 2.064% con respecto al 8 de marzo. No obstante, desde Aesprof recuerdan que el informe fechado el 3 de marzo fue posteriormente borrado de la web del Ministerio de Sanidad.