Sanidad compra 400.000 cajas de guantes a más del doble de su valor de mercado

Paga un sobreprecio de 2,08 millones. El adjudicatario es de Barcelona y las vende a 9,7 euros. Las de una firma holandesa valen 4,5

Documento oficial del Ministerio donde se constata la compra de los guantes
Documento oficial del Ministerio donde se constata la compra de los guantesLa RazónLa Razón

El Ministerio de Sanidad sigue sin afinar con las compras de material. En el momento más álgido de la pandemia de coronavirus, entre mediados de marzo y mediados de abril, adquirió equipos de protección y productos como test, hisopos o incluso dispositivos de ventilación mecánica –ventiladores– a precios muy superiores a su valor de mercado en ese momento a empresas muchas veces desconocidas o sin apenas estructura.

Ahora, cuando las infecciones y el número de fallecidos se han reducido de forma drástica tras el confinamiento, y los hospitales han dejado desde hace semanas de estar colapsados, ha vuelto a incurrir en la misma práctica. Hace apenas 15 días, el 1 de junio, el departamento que dirige Salvador Illa procedió a la adjudicación a una empresa ubicada en Barcelona, la provincia natal del ministro, de un contrato por importe de 3,880 millones de euros a cambio de la entrega de 40 millones de guantes de nitrilo, necesarios para el uso, por ejemplo, en centros sanitarios.

En total, el proveedor debía entregar a las autoridades españolas 400.000 cajas de cien unidades. El precio unitario resultante de esta operación es de 0,097 euros, y el de cada caja de guantes, de 9,70 euros, según el contenido del contrato. Se trata de un coste muy superior al que piden este mes otros fabricantes y distribuidores existentes en el mercado. Por ejemplo, la compañía holandesa INE Holdig BV comercializa esos guantes, con todo tipo de certificaciones de calidad, a un precio de 4,5 euros la caja, es decir, 5,2 euros más barata cada una que el precio que ha pagado el erario público por decisión del Ministerio de Sanidad, de acuerdo con el presupuesto enviado por dicha compañía a un intermediario español, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Email de una empresa holandesa donde se pone de manifiesto que el precio de los guantes puede ser mucho menor que el que pagó Sanidad FOTO: La Razón La Razón

La diferencia no es baladí. Si, por ejemplo, el contrato se hubiera suscrito con este proveedor, el coste global de la adquisición habría sido de 1,8 millones de euros, en lugar de los 3,880 millones finalmente desembolsados. El ahorro habría ascendido a 2,08 millones de euros. El precio al que esta compañía holandesa vende los guantes de nitrilo es uno de los más baratos, pero hay muchos más distribuidores en el mercado. Por ejemplo, la compañía alemana Zinrma Germany Gmbh los comercializa a 5 euros la caja, es decir, 4,7 euros menos que el precio que ha pagado el departamento de Salvador Illa, según el presupuesto al que también ha tenido acceso este periódico. Si, por ejemplo, el contrato se hubiera suscrito con esta firma, el coste global de la compra habría ascendido a dos millones de euros, en lugar de los 3,880 millones abonados y el ahorro habría sido de 1,880 millones de euros.

Otros proveedores exigen precios más altos. La firma Viet Sin Group, de Vietnam, vende la caja a 5,90 dólares, que equivalen a 5,24 euros. El intermediario español con el que ha contactado LA RAZÓN subraya que a principios de junio, días en los que había carestía de guantes en el mercado internacional, el precio por caja de cien llegó a ascender hasta los 6,6 euros, muy lejos de los 9,70 euros que ha pagado el Ministerio. A ese precio, el coste total de la operación habría ascendido a 2,64 millones de euros, 1,24 millones menos de lo desembolsado.

«Extrema urgencia»

Como adelantó este periódico en su edición digital, el anuncio de la adjudicación de este contrato fue publicado el sábado en el BOE y el organismo que lo suscribe es el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), dirigido por Alfonso Jiménez Palacios. Dicha instancia, adscrita a Sanidad, ha estado envuelta en la polémica por sus compras. Muchos de los contratos han sido suscritos a precios muy elevados en los que la adjudicataria era la única que se presentaba en un procedimiento siempre «negociado sin publicidad acelerado» por la «extrema urgencia».

Es el caso de este último relativo a la adquisición de guantes. La adjudicataria es una Sociedad Limitada Unipersonal llamada Member of the Tribe, domiciliada en la calle Osi 3, Local 3, de Barcelona, y creada hace poco más de un año (en abril de 2019), según Axesor. Su administrador único es Marc Singer Fresco y se dedica al diseño, fabricación, importación, exportación y comercialización de prendas de vestir y accesorios. El acuerdo apostilla que «dado que el suministro se corresponde con una operación de importación desde el extranjero por parte del contratista, se acuerda el abono inicial, una vez formalizado el contrato, de un 30% del precio del contrato (1,164 millones de euros) como señal para bloqueo del producto y el abono del 70% restante (2,716 millones de euros) con la presentación de una certificación de producto en fábrica para salir».

Según el contrato, «la situación creada ha hecho que a nivel mundial se incremente la demanda de material de protección para el abordaje del virus. Esta circunstancia ha desbordado la capacidad de producción de las factorías dedicadas a este equipamiento. Por ello, y a fin de garantizar la disposición de estos dispositivos en un plazo razonable se hace necesaria la formalización inmediata de compromisos con las empresas comercializadoras». Añade que «la empresa deberá entregar los suministros contratados en un plazo máximo de diez días desde la realización del primer pago del precio que se establece en la cláusula 3 de este contrato». El intemediario con el que ha contactado este periódico asegura que una de las empresas que comercializa los guantes a mitad del precio desembolsado se comprometía a entregar a España 200.000 cajas que tiene en stock en un máximo de cuatro días.