Tres comarcas de Huesca vuelven a la fase 2 por un rebrote

Illa ha valorado que el brote se detectó precozmente y se actuó con “mucha contundencia”

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado este lunes que la Consejería de Sanidad de Aragón ha decretado unas medidas por las que las comarcas oscenses del Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera retroceden a la fase 2 después de detectarse un brote en una explotación hortofrutícola.

Allí se han vuelto a establecer limitaciones, como un aforo máximo del 50 % en la hostelería, la prohibición de usar las barras de los bares o una ocupación máxima de un tercio de la capacidad de las piscinas.

En declaraciones a la Cadena Ser, Illa ha valorado que el brote se detectó precozmente y se actuó con “mucha contundencia”y ha confiado en que el retroceso a la fase 2 sea “suficiente”.

El titular de Sanidad ha asegurado que se está haciendo un seguimiento "muy especial" del brote, aunque ha considerado que "está en vías de ser controlado", y ha informado de que mañana va a haber una reunión bilateral con las autoridades aragonesas para seguir analizando la situación.

Este domingo la Dirección General de Salud Pública de esa comunidad comunicó 33 nuevos casos de coronavirus, de los que 25 se registraron en las comarcas

De ellos, 16 se corresponden con contactos de afectados ya diagnosticados previamente y en seis de ellos el ámbito de exposición fue laboral, vinculados al brote en curso en una explotación hortofrutícola en la que ya se habían notificado 8 casos la jornada anterior.

El ministro ha señalado que el resto de brotes activos en toda España, unos once en total, están controlados y ha insistido que el que más preocupa al ministerio es el de Aragón.

Ila ha señalado que ayer tanto él como altos cargos del departamento estuvieron en contacto con la consejera de Sanidad de Aragón, Sira Repollés, para hacer el seguimiento del brote.

Otros brotes

Al caso de Aragón se suma el foco activo detectado este domingo en Ribeira (A Coruña), con nueve positivos. El primero de esos contagios fue el de la hija de una persona que regresó a Galicia tras haber estado en Brasil durante “un tiempo” y que tomó un vuelo de vuelta desde el país sudamericano a Lisboa sin que presentase en ningún momento síntoma alguno de la COVID-19.

Se trata de un situación similar a la ocurrida en Murcia, donde la consejería de Salud vigila un foco de nuevos casos confirmados en los últimos días, vinculados a un positivo importado de Bolivia que provocó, al menos, 16 contagios.

En Canarias, concretamente en Fuerteventura, 11 de los 31 inmigrantes rescatados el pasado jueves cuando se dirigían hacia la isla en una lancha neumática procedente de El Aaiún (Sahara Occidental) han dado positivo en las pruebas de coronavirus. Esos once casos se sumaron a otros 14 detectados unas horas antes de que sus protagonistas llegaran a Fuerteventura entre los 39 ocupantes de otra embarcación interceptada.

También el País Vasco en los últimos días se detectaron brotes, ya controlados, en los hospitales de Basurto (Bilbao) y Txagorritxu (Vitoria), así como en Valladolid, donde se registraron tres brotes, en dos residencias privadas y un hospital, que se encuentran bajo control.

En Algeciras (Cádiz), la Policía tuvo que aislar un hostal tras detectarse un brote entre sus huéspedes, uno de los cuales ha fallecido, así como un centro social de la localidad.Para hacer frente a estas situaciones y a las que puedan producirse en el futuro, el Gobierno anunció su intención de reforzar el Sistema Nacional de Salud (SNS), al que se ha comprometido a dotar de mayor financiación. Efe