Detenido un ruso que fabricaba falsos medicamentos contra el cáncer

Los fabricaba con productos dedicados a la agricultura

La Guardia Civil, en la operación “Feiticeiro”, desarrollada en Oviedo, ha detenido a un individuo de 59 años por el suministro y almacenamiento de un fármaco como supuesto protector y activador de la regeneración del organismo humano; asimismo, para contrarrestar dolencias de gravedad como cáncer y síndromes de ansiedad o cansancio. El falso medicamento era vendido al precio de 60/80 € por unidad.

Estos medicamentos falsificados suponen un importante riesgo para la salud ya que carecen de las mínimas medidas de control en su fabricación, transporte y almacenamiento.

Las personas que adquirían este producto, además de sufrir un fraude como consumidores, ponen en riesgo su vida debido a la incapacidad para controlar la enfermedad hacia la que iba dirigida el fármaco y también sufrir efectos negativos en su salud al contener sustancias tóxicas.

La operación se inició a finales del pasado año, cuando los agentes recibieron una denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Pravia en la que un hombre manifestaba que formaba parte de una sociedad que trabajaba con un complejo de aminoácidos que se usan en agricultura y cuyas ventas y gestiones de ampliación de mercado se hacían principalmente en Rusia, Ucrania y otros países de la zona; desde principios de ese año, le habían bloqueado el correo electrónico de la empresa y habían cambiado las claves.

Por tal motivo, los agentes comenzaron una investigación para deterSe identificó al socio del denunciante como V.S., ciudadano ruso de 59 años de edad y con domicilio en Tudela Veguín-Oviedo (Asturias). Asimismo, constataron que se dedicaba a la fabricación casera de supuestos medicamentos para el consumo humano en su vivienda que comercializaba en Asturias, Alicante y Rusia.

También se pudo determinar que los medicamentos ilegales eran elaborados con principios activos agrícolas, amparados con documentación falsa y que se había creado para su distribución una marca ficticia. Para ello hacía uso de un logo y nombre comercial de dos empresas reales ubicadas en España.

Se procedió al registro de la vivienda del detenido donde intervinieron 25 kilos de distintas sustancias, minerales, vegetales, nutrientes, fertilizantes, biofertilizantes, y otros complementos de uso agrícola, además de 106 litros de aditivos de alimentación para uso ganadero que supuestamente se empleaban para la fabricación de los medicamentos, así como los frascos empleados para su envasado y casim7000€ en efectivo.

Para manipular estos productos, el detenido mezclaba estas sustancias con agua destilada y, a continuación, envasaba el falso medicamento en frascos adquiridos en farmacia e imprimía las etiquetas, prospectos y cartonaje falseando las indicaciones sobre fabricante, origen y modo de empleo.