Desarticulada una organización de falsificación de billetes de 50 y 20 euros

Tenía su base en Colombia y habían montado una “sucursal” en Canarias

Imagen de archivo de un coche patrulla de la Policía Nacional
Imagen de archivo de un coche patrulla de la Policía NacionalPolicía Nacional

Disponían de una imprenta clandestina preparada para la impresión de 350.000 euros en billetes de 20 y 50 euros. La operación, realizada por la Policía Nacional en Canarias, ha contado con la coordinación de Europol y la Consejería de Interior en Colombia.

La organización criminal se encontraba asentada en este país sudamericano, pero para facilitar la introducción del dinero falsificado en el circuito financiero de Europa decidió trasladar a parte de sus miembros al archipiélago canario.

Han sido detenidas dos personas especializadas en la impresión de dinero falso y se ha interviniendo toda la maquinaria, útiles y materiales necesarios para la imitación de billetes de euro.

La investigación comenzó gracias a la estrecha relación de la Policía Nacional con las autoridades colombianas en la lucha contra la falsificación de moneda. Fruto de esta relación, a principios del presente año el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía de la República de Colombia comunicó a los agentes españoles que estaban llevando a cabo una investigación por falsificación de moneda. Los agentes colombianos habían descubierto que la organización criminal se encontraba radicada en la ciudad de Cali y que estaba preparando una operación para imprimir ingentes cantidades de euros falsos. La cúpula del grupo criminal envió a España a dos “impresores”, pero sólo uno logró pasar el control de fronteras del aeropuerto.

Una vez en nuestro país, este individuo estableció contacto con otros miembros de la organización en España y se trasladaron al archipiélago canario, concretamente a la Isla de Gran Canaria donde establecieron su base para la imprenta de euros falsos.

La operación ha culminado con la detención de las dos personas implicadas y el desmantelamiento de una imprenta destinada a su fabricación, localizada en una habitación de un domicilio ubicado en Las Palmas de Gran Canaria.

Entre los útiles intervenidos se encuentran seis impresoras, una guillotina eléctrica, un ordenador, un scanner, una máquina de estampación en caliente, una máquina de secado, tres mil hojas de papel para la falsificación de billetes falsos y gran cantidad de botes de tinta.