Grupos navarros dicen que durante el confinamiento sólo se sancionó a inmigrantes y gitanos

Acusan a las Fuerzas de Seguridad de actuar de una forma discriminada

Terminal 1 del aeropuerto de Barajas empieza a operar
Las Fuerzas de Seguridad velaron para que todos los ciudadanos cumplieran las normas de confinamiento y ahora siguen con su misión, en este caso en los aeropuertos. EFE/ Fernando VillarFERNANDO VILLAREFE

Ahora resulta que las Fuerzas de Seguridad sólo multaron durante al confinamiento, por saltarse las normas, a los que tenían pinta de inmigrantes o gitanos o “apariencia” similar. “Ha habido una clara discriminación contra la población racializada (personas con apariencia de ser inmigrantes o gitanos), con la imposición de multas y detenciones policiales discriminadas, basadas en rasgos fenotípicos (”apariencia")”. Los miles de ciudadanos que recibieron sanciones, y que no son gitanos ni inmigrantes, deben estar sorprendidos y se preguntarán por las razones que llevaron a los agentes a corregirles

Esto es lo que afirman varias asociaciones navarras: Papeles y Derechos Denontzat; Iruñea Harrera Hiria / Ciudad de Acogida; Karabana Mugak Zabalduz; Salhaketa Nafarroa y SOS Racismo Nafarroa. Y no ocultan su alegría por la resolución del Defensor del Pueblo sobre la denuncia presentada por dichos grupos contra el Ayuntamiento de Pamplona.

El Defensor, según una nota de estos grupos, recomienda al Ayuntamiento de la capital navarra que, en los casos en que haya habido un “mero incumplimiento de la restricción de tráfico” durante el estado de alarma “sin que haya desobediencia a ninguna orden directa e individualizada dada una autoridad o agente”, no se sancione.

Los grupos estaban alarmados porque, según ellos, el estado había tomado una estrategia para controlar la movilidad basada en el miedo y el castigo. “De hecho, los oficiales de policía han propuesto más de un millón de multas y han realizado más de 8.000 arrestos en toda España En Navarra, la cifra ronda las 15.000 multas (se supone que todas a gitanos e inmigrantes)”, subrayan.

Por este motivo, solicitan al Ayuntamiento de Pamplona que acepte la resolución del Defensor del Pueblo, que no inicie procedimientos disciplinarios por el tipo de "desobediencia a la autoridad o sus agentes", anule los procedimientos, devuelva los importes recaudados de las multas emitidas por este concepto y pagado en el período de prepago. Y, de paso, que se disculpe con el público "por la acción incorrecta tomada".

También se dirigen al Gobierno de Navarra en los mismos términos. Y al Parlamento para que presione a los municipios navarros en esta misma dirección.