La Guardia Civil desarticula una red de tráfico de armas para el crimen organizado

Se vendían a través de internet y se han incautado granadas de mortero y metralletas

Algunas de las armas que se han incautado
Algunas de las armas que se han incautadojmzpis

La Guardia Civil, en la operación “Botxo”, ha desmantelado una organización dedicada a la venta de armas al crimen organizado. Los agentes han realizado seis registros en las provincias de Vizcaya, Madrid, Alicante, Toledo, Navarra, Barcelona, Gerona y Segovia. Y han sido detenidas seis personas,dos de las cuales han ingresado en prisión. Uno de los arrestados hacía uso de identidad falsa.

La operación se inició el pasado año cuando se detectó que una persona, residente en Vizcaya traficaba con armas a través de las redes solciales. La investigación reveló que se dedicaba a esta actividad ilegal desde hacía varios años a través de diferentes portales y foros de internet. El presunto autor cambiaba con frecuencia su identidad virtual para evitar así ser descubierto.

El suministrador de las armas resultó ser un hombre que se hacía pasar por “corredor” autorizado (intermediario) de la provincia de Madrid. Se dedicaba a desviar armas y munición al mercado ilegal, donde se revendían por terceros a delincuentes de toda España.

En el domicilio de esta persona se han encontrado la mayoría de armas y municiones incautadas; estaban escondidas, así como un taller clandestino donde las manipulaba y fabricaba su propia munición.

Entre los detenidos en esta operación también están la mayoría de los compradores ilegales, a los cuales se les relaciona con el crimen organizado y con antecedentes por tráfico de drogas y falsificación de moneda.

Se han incautado 49 armas cortas (pistolas y revólveres); cinco subfusiles; dos ametralladoras; cuatro armas largas; 4.936 cartuchos metálicos con proyectil de diferentes calibres (9 mm. Parabellum, 38 especial, 9 mm. largo, 9 mm. corto, 7,65, 32, 22, etcétera); 2,5 kg. de pólvora y demás elementos para la fabricación artesanal de munición metálica; dos granadas de mortero; numerosos cañones nuevos y otras piezas fundamentales (tambores de revolver, cerrojos, conjuntos de cierres, armazones, etcétera) para el ensamblaje y rehabilitación de armas; un scanner-impresora de última generación para la impresión de billetes y numerosos billetes falsos.

Las posibles vinculaciones entre el tráfico de armas y el crimen organizado hacen que la lucha contra esta amenaza sea una de las prioridades tanto de la Estrategia de Seguridad Nacional como de la Unión Europea.

El Servicio de Información ha desarrollado más de 72 operaciones contra redes de tráfico de armas en las que se han detenido a 426 personas y se han incautado 4.390 armas de fuego (muchas de ellas de guerra), 443.130 cartuchos metálicos y más de 700.000 euros en los último cinco años.