Desarticulado un grupo que vendía cocaína en Toledo

Transferían el dinero a Colombia mediante empresas ficticias

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria, en la operación “Navieros”, ha desarticulado un grupo delictivo especializado en el tráfico de drogas y el blanqueo de capitales. En la operación, han sido detenidas, en las localidades toledanas de Huerta de Valdecarábanos y Yepes, cuatro personas por estos delitos y por tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos y por usurpación del estado civil. Se han practicado cuatro registros domiciliarios donde se han incautado 115.000€, 1.200 kilogramos de elementos precursores para la elaboración y corte de la cocaína, armas blancas, cocaína, proyectiles del calibre 44, documentación relativa al tráfico de drogas y autorizaciones falsas para poder desplazarse durante el pasado Estado de Alarma.

La operación se inició a raíz de la operación “Mascaraque”, desarrollada el pasado año; cinco personas fueron detenidas por delitos de tráfico de drogas y se incautaron de 26 kilogramos de cocaína que habían ocultado en un cargamento de piñas procedentes de República Dominicana.

Fruto de la actuación, los agentes llegaron hasta otra organización que actuaba de una forma paralela y que estaba establecida en la localidad de Huerta de Valdecarábanos.

Los agentes centraron la investigación en un hombre que utilizaba empresas a su nombre y otras administradas supuestamente por personas con las que aparentaba una relación de amistad; realmente, eran controladas por él. De esta forma, realizaba importaciones de cocaína oculta en mercancía legal y lograaba de esta manera el blanqueo de capitales.

Los agentes descubrieron que el principal sospechoso utilizaba a personas que trabajaban para él, para ingresar dinero en efectivo en estas empresas y, posteriormente, transferirlo a Colombia o Ecuador simulando pagos de la mercancía legal que adquiría, pero con un precio hasta cinco veces más alto del de mercado.

Fruto de la cooperación internacional, el pasado año la Policía Nacional de Ecuador intervino un cargamento de cáscara de cacao que ocultaba más de 32 kilogramos de cocaína y que tenía como destino una empresa que este hombre administraba.

Para evitar que se le relacionara directamente con este hecho, se desvinculó de esta empresa ante notario utilizando la identidad de otra persona. Durante esta investigación los agentes identificaron, en el Puerto de Valencia, a la persona que colaboraba con él de forma estrecha, el cual tenía una doble misión: emitía facturas falsas de las supuestas compra- ventas de la mercancía importada por parte de las empresas investigadas para justificar los pagos tan elevados; por otro lado, buscaba compradores para dicho género a precios muy bajos para poder deshacerse de ello rápidamente.

Además de estos ilícitos, el investigado controlaba, a través de un familiar, el menudeo de cocaína en la comarca de Ocaña, donde tenía a un grupo de personas que vendía una media de 500 gramos semanales en las localidades de Huerta de Valdecarábanos,Yepes, Ciruelos, Dos Barrios y Ontígola. El abastecimiento de la droga lo realizaban dos personas, y el cobro lo hacía personalmente el principal investigado.