Uno de cada cuatro españoles está en riesgo de pobreza, advierte el relator de la ONU

Sitúa en nuestro país "una enorme crisis de vivienda y paro estructural entre sus jóvenes"

La covid-19 arroja a la pobreza a 700.000 personas
Numerosas familias reciben ayuda de Cáritas para comprar alimentos tras la crisis del coronavirus. Oxfam Intermón estima que el número de personas pobres en España podría aumentar en más de 700.000, hasta alcanzar los 10,8 millones de personas.Marta PérezEFE

La cuarta parte de la población española vive en la pobreza o está en riesgo de exclusión social, ha advertido hoy el relator especial de Naciones Unidas para la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos, Olivier de Schutter.

En la presentación ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU de su informe sobre la situación en este país, elaborado por su predecesor Philip Alston, el relator indicó que, pese a que España es una nación rica, afronta problemas graves, como "una enorme crisis de vivienda y paro estructural entre sus jóvenes".

De Schutter manifestó su esperanza en que medidas como el ingreso mínimo vital, recientemente aprobado en España, ayuden a paliar estas carencias, “beneficiando a alrededor de 1,6 millones de personas que viven en la extrema pobreza”.

El Ejecutivo español “no comparte todas sus afirmaciones”

En respuesta al informe, el embajador español ante la ONU en Ginebra, Cristóbal González-Aller, subrayó que “a pesar de no compartir todas sus afirmaciones, España examinará con atención sus recomendaciones”.

Añadió que "la resolución de las carencias y retos existentes requiere no solo saber cuáles son, sino también la búsqueda e identificación de soluciones", y aseguró que es a la hora de sugerir medidas y hacer propuestas cuando "la utilidad del informe se revela lamentablemente limitada".

González-Aller quiso recalcar la colaboración entre las autoridades españolas y el relator durante su visita de doce días a España, en la que se reunió con organizaciones de la sociedad civil y visitó Madrid, Cataluña, Extremadura, Andalucía, Galicia y País Vasco.

El embajador aludió también al ingreso mínimo vital como una de las medidas principales tomadas por España para hacer frente a los problemas de pobreza y exclusión, pero también recordó los planes de apoyo al empleo con el fin de responder a la crisis económica y social causada por la pandemia de COVID-19.

“Esta acción gubernamental de gran envergadura da claro testimonio de que el Gobierno seguirá inspirándose en el principio de no dejar a nadie atrás”, concluyó.