Siga estos trucos para evitar que se vuele su sombrilla en la playa

El accidente sufrido por Antonia Dell'Atte nos recuerda lo importante que es clavarla a conciencia

Para disfrutar de la playa sin percances es importante la buena colocación de las sombrillas
Para disfrutar de la playa sin percances es importante la buena colocación de las sombrillasLa RazónDremastime

La temporada veraniega comienza y los turistas y locales llenan las playas, al menos hasta el aforo permitido, para disfrutar de los beneficios del sol y del mar. Sin embargo, ante las altas temperaturas que se esperan para estos meses, es recomendable, a parte de una buena protección solar, contar con algún tipo “extra” de protección como pueden ser las sombrillas. Pero siempre resulta un trabajo ímprobo colocarla adecuadamente, ya que si no lo hacemos bien, estaremos corrigiendo su posición todo el día, y si está mal clavada puede provocar accidentes como el de Antonia Dell’Atte, que recibió un tremendo impacto en la cara que le ha roto la mandíbula y ha obligado a que permanezca ingresada en un hospital.

Las sombrillas normalmente se dividen en dos partes: aquella que va clavada en la arena, y la parte extensible que abre el parasol. Si es de una sola pieza, también es preferible clavarla primero cerrada para abrirla después. Buscamos la localización que queremos para colocarla y removemos sólo la arena que vamos a necesitar para hacer el agujero. Un vez introducida, la arena de alrededor puede mojarse y pisarse para conseguir que se endurezca y lograr una mejor sujeción. Otros prefieren introducir piedras en el hoyo y girar el poste para terminar de asentarla.

Aunque parezca una tontería, la orientación del parasol es importante para conseguir tener la sombra adecuada, pero también para que el viento no se la lleve. Así hay que fijarse en la dirección en la que sople la brisa. Si la orientación lateral y de inclinación no es la correcta corremos el riesgo de que se forme una bolsa de aire debajo que levante la sombrilla y la lance lejos.

Como última opción está la de colocar piedras sobre el agujero del poste e incluso llenar una bolsa con arena, piedras u otros objetos pesados y atarla en una de las varillas de la sombrilla para evitar que vuele, o en el caso de que lo haga, no avance atropellando al resto de persona en la playa.