Reino Unido busca desviar el foco por su mala gestión

Portugal y Suecia tienen una tasa de contagios similar a España, pero con una tendencia diferente

La polémica cuarentena impuesta el pasado sábado por el Gobierno británico para todos aquellos que vuelen desde España pilló por sorpresa a miles de viajeros y supone otro duro palo para la industria turística española, muy golpeada durante los meses previos. La decisión llega tras el aumento significativo de casos en España durante los últimos días, y con la cual el Gobierno de Boris Johnson pretende evitar un incremento en el número de contagiados ante el regreso masivo de turistas británicos este verano. Algo que, sin embargo, contrasta con las cifras reportadas por Reino Unido en los últimos días, con más de 700 nuevos casos y 61 fallecidos ayer.

El argumento del Gobierno británico para traer de regreso los 14 días de encierro se fundamenta en la tasa de contagio en España, que se ha disparado hasta los casi 40 casos por cada 100.000 habitantes durante los últimas dos semanas, según datos del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea. El Gobierno español parece estar negociando con el Ejecutivo de Johnson para establecer algunas excepciones a la cuarentena impuesta, que serían las Islas Baleares y Canarias, ya que ambas comunidades autónomas han reportado muy pocos casos.

La tasa española es bastante similar a las de Portugal y Suecia, países con los que Reino Unido aún mantiene la cuarentena obligatoria, aunque con una tendencia diferente. Mientras que la curva en España es ascendente durante los últimos días, las tasas portuguesa y sueca parecen decrecer. Reino Unido tiene una tasa de menos de 15 casos por cada 100.000 habitantes, aunque realmente no ha llegado a superar la primera ola de contagio, y la caída se ha ralentizado en las últimas semanas.

Sin embargo, el gesto de Reino Unido con respecto a España no ha sido el único que ha trastocado la industria turística española. Este viernes, Noruega ya anunció una cuarentena obligatoria, en este caso de 10 días, para todos aquellos viajeros que llegaran desde territorio español. La situación del país escandinavo, sin embargo, dista mucho de la de Reino Unido, con apenas una veintena de casos en el último día y sin cifras significativas de fallecidos en las últimas semanas.

Bélgica, por su parte, ha prohibido a los suyos viajar a las provincias de Huesca y Lleida, a la vez que ha recomendado evitar los viajes a otras zonas de España. Quién también ha alertado a los suyos ha sido el recientemente nombrado primer ministro de Francia, Jean Castex, que ha recomendado no viajar a Cataluña.

Tanto Francia como Alemania son otros de los países que han experimentado un crecimiento en el número de infectados por coronavirus en los últimos días, ante la vuelta a la “normalidad”.