Un programa para fomentar las relaciones entre vecinos

«Del portal al barrio», que cuenta con la colaboración de la Obra Social «la Caixa», pretende contruir espacios de convivencia para la participación y la cooperación

Vecinos de un edificio de Madrid en sus balcones durante el confinamiento por la epidemia de coronavirus
Vecinos de un edificio de Madrid en sus balcones durante el confinamiento por la epidemia de coronavirusJesús G. FeriaLa Razon

En los últimos años y sobre todo en entornos urbanos se está poniendo en evidencia una pérdida de las relaciones vecinales. En la actualidad suele ser frecuente que apenas exista relación entre vecinos, que los vínculos entre personas del mismo bloque, la misma calle o el mismo barrio sean prácticamente inexistentes y ello va en detrimento del bienestar de todos.Conscientes de esta situación, desde Indaga Cooperativa de investigación social se puso en marcha el pasado mes de marzo en Madrid el programa «Del portal al barrio», mediante el cual se pretende construir espacios de convivencia inclusivos para la participación y cooperación en entornos de proximidad.

En este sentido, la coordinadora del proyecto, Rosa Jiménez, apunta a que «se trabaja en el entorno de proximidad como espacio clave para frenar la exclusión y fomentar los apoyos en los núcleos cotidianos de proximidad». «En una sociedad en la que el individualismo es cada vez mayor, la idea es revitalizar estas relaciones de vecindario y solidaridad», señala Jiménez, quien además apunta que con este tipo de iniciativas «la soledad y los casos de personas que fallecen solas en su casa y nadie se entera, por ejemplo, es más difícil que se produzcan».

Con este objetivo, el programa consta de cuatro líneas de trabajo. La primera se centra en las comunidades de vecinos y se conoce como «La Escalera». Se trata de pequeños talleres en los que se anima a las personas a establecer vínculos, apoyos y relaciones de confianza con los vecinos de su propio bloque y, a posteriori, se empieza a trabajar con quien muestre interés en esta iniciativa.

El siguiente paso es intervenir directamente sobre la escalera, en concreto mediante pegatinas y carteles en los que el vecino promotor de la iniciativa comunica al resto lo que está dispuesto a hacer por ellos, como por ejemplo regar las plantas, cuidar de la mascota, compartir el wifi... «La idea es dinamizar las comunidades de vecinos y que, tras esta primera iniciativa de un vecino en concreto, el resto hago lo mismo», explica la coordinadora del programa, en el que ya participan 15 comunidades de vecinos: «Se trata de provocar reflexión y la consiguiente acción».

La segunda línea de trabajo se conoce como «Antes todo esto era vecindario» y, pese a que aún no se ha puesto en marcha, ya se ha definido el plan de trabajo. «Consiste en un paseo vecinal con algunas paradas establecidas en las que se explicarán historias personales de los vecinos que hayan querido participar en la iniciativa», explica Rosa Jiménez, y aclara que «serán los propios vecinos de los barrios del distrito madrileño de Arganzuela quienes hagan de guías». «La idea es dejar claro que el vecindario es lo que es porque lo habitan personas y es así, en parte, por las vivencias que los vecinos han experimentado ahí», comenta la coordinadora.

Violencia machista

Además, el programa «Del portal al barrio», que cuenta con la colaboración de la Obra Social «la Caixa», trata también el tema de la violencia machista. «Es fundamental abordar qué sucede con la vulnerabilidad pared con pared y cómo nos implicamos y la violencia machista es el vehículo para ello», indica Rosa Jiménez.

Así, en el marco del programa también se organizan talleres reducidos solo con mujeres para hablar de este fenómeno y se recurre a la metodología del Teatro –Foro para concienciar sobre el tema. «Realizamos una pequeña representación relacionada con la violencia machista y se invita al público a participar para cambiar la historia», indica Jiménez, quien asegura que «la gente sale muy removida». Por último y como colofón, está prevista la celebración de una verbena el 19 de octubre, en la que se presentarán los resultados de las actividades desarrolladas en el programa.