Joan Pons Laplana, voluntario español en los ensayos AstraZeneca: “No he recibido ningún comunicado, que yo sepa todo sigue igual"

La farmacéutica anunció ayer que paralizaban los ensayos de su vacuna experimental contra el coronavirus tras detectar “una enfermedad potencialmente sin explicación” en uno de los voluntarios

La farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla la vacuna junto con la Universidad de Oxford, dio a conocer anoche un comunicado para informar de la pausa en las pruebas clínicas después de que un voluntario en el Reino Unido sufriera una “reacción adversa".

Esta posible vacuna, considerada una de las más avanzadas que se desarrollan en todo el mundo, estaba en las fases finales de los ensayos clínicos antes de recibir la autorización de los organismos reguladores para proceder a inmunizar a la población.

De hecho, la Comisión Europea (CE) tiene con AstraZeneca el contrato más avanzado de compra anticipada de dosis de los que ha negociado hasta ahora con diferentes laboratorios que trabajan en una inmunización contra el coronavirus, que le garantiza acceso a al menos 300 millones de dosis y abre la puerta a la adquisición de 100 millones adicionales,

El enfermero español Joan Pons Laplana, es uno de mas de 10.000 voluntarios que aceptaron participar en los ensayos clínicos de AstraZeneca. En medio de todo el revuelo informativo que ha originado el anuncio ha querido transmitir tranquilidad ante la noticia. “Hay rumores que dicen que se ha parado el estudio. Yo como voluntario no he recibido ningún comunicado, que sepa todo sigue igual”, afirma Laplana en un vídeo recogido por Antena3.

Laplana explica que “uno de los voluntarios tuvo una reacción y no se sabe todavía si tuvo que ver con la vacuna o no” y de acuerdo con lo que indican los protocolos en esta clase de ensayos “hasta que no sepamos más se deben pausar”. “Todos voluntarios tenemos una tarjeta con teléfono para que si nos pasa cualquier cosa comunicarlo pero no sabemos que le ha ocurrido”, afirma sobre el hombre que ha tenido que ser ingresado en el hospital.

Según ha indicado la compañía AstraZeneca el voluntario de la vacuna del coronavirus enfermo reside en Reino Unido y se desconoce la reacción que ha sufrido ante la vacuna.