Gobierno y comunidades acuerdan un plan de vacunación común

La Declaración de Actuaciones Coordinadas recoge nuevas medidas contra la COVID, como aunar criterios para cribados o seguir con el estudio de seroprevalencia

Tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas presentaron ayer un conjunto de medidas de salud pública encaminadas a reforzar las acciones dirigidas a hacer frente a la epidemia de COVID-19. La Declaración de Actuaciones Coordinadas acordada ofrece una serie de propuestas relacionadas con la vacunación, los cribados, la coordinación entre entidades locales y la realización de treds nuevas oleadas del estudio de seroprevalencia.

Así, el acuerdo recoge la puesta en marcha de una estrategia de vacunación común, que se llevará a cabo de forma conjunta con las comunidades autónomas, en la que se tendrá en cuenta «la opinión de expertos en bioética y de sociedades científicas», según un comunicado del Ministerio de Sanidad, y que será aprobada en el Pleno del CISNS. En este sentido, las autonomías se comprometen a disponer de todos los materiales, equipos y recursos necesarios para la adminsitración de las vacunas que provea Sanidad. El departamento que dirige Salvador Illa elaborará además un registro estatal de vacunación contra la COVID-19, que se constituirá con información de todas las comunidades y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El pasado viernes, el ministro de Sanidad ya avanzaba tras celebrarse la Conferencia de Presidentes «la necesidad de reforzar las medidas de control de la COVID-19 con una mayor vigilancia y control y minimizar así los riesgos para la salud de los grupos vulnerables y de la población en general».

Otra de las medidas acordadas ayer es la realización de cribados entre la población asintomática bajo los criterios de los servicios de Salud Pública de las comunidades autónomas. La información de interés que se obtenga del cribado se compartirá en el Consejo Interterritorial del SNS para ampliar el conocimiento técnico sobre la pandemia.

«Fotografía» de la epidemia

Tras la primera oleada del estudio que constató una inmunidad del 5% de la población española al virus, y que «obtuvo un amplio reconocimiento entre la comunidad científica internacional», Sanidad y comunidades acordaron realizar tres nuevas oleadas de ENE-COVID, en octubre de este año, y en febrero y junio de 2021. De esta manera se podrá «ampliar el conocimiento de la evolución de la pandemia, obteniendo una fotografía» de su desarrollo.

El Ministerio de Sanidad recuerda que «todas las acciones, como se viene haciendo desde el inicio de la pandemia, no son estáticas. Se deben adaptar a la situación de cada momento, según la evolución epidemiológica». De este modo, las medidas adoptadas ayer «muestran una vez más la cobernanza llevada a cabo entre el Ministerio y las comunidades autónomas desde que finalizó el estado de alarma».

Finalmente, se tomaron medidas para reforzar la coordinación con las entidades locales. Para lograr este objetivo se seguirá manteniendo reuniones periódicas con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y las consejerías de sanidad comunicarán a los ayuntamientos de los ámbitos territoriales con especial incidencia o interés desde el punto de vista de la evolución de la epidemia, la información necesaria para valorar la situación y coordinar la adopción de medidas de control en su ámbito territorial.

En esta línea de trabajo se hacen dos recomendaciones: la implementación de mecanismos de comunicación y coordinación intersectorial en el ámbito local, desde la cooperación entre administraciones, y el trabajo conjunto entre comunidades y entidades locales. Esto último puede favorecer, por ejemploa, el uso de espacios públicos para necesidades derivadas de la pandemia.