Cambiar de profesión en tiempos de la Covid

No nos engañemos. La Covid ha removido los cimientos de nuestras vidas, sin excepción

Aparte de engancharnos a mil series, a no parar de aplaudir, a mirar apuestas deportivas o jugar al casino online para matar el aburrimiento, sufrir el confinamiento nos ha llevado a relativizar lo que antes considerábamos importante. Y también a darle mucha más relevancia a las pequeñas cosas y a los trabajos de personas que resultan imprescindibles para nuestra vida diaria.

Ya hayas trabajado desde casa, seas autónomo o hayas recibido un ERTE, todos nos hemos planteado durante esta cuarentena qué tipo de carrera profesional es la que queremos para tener una mejor calidad de vida emocional y social.

A las personas que han trabajado desde casa y funcionado perfectamente desde allí, se les hace cuesta arriba volver sin una razón de peso. El equilibrio que el trabajo desde casa proporciona a los adultos en sus amistades, sus relaciones personales y su mejora en niveles de estrés ha sido un bálsamo del que es difícil olvidarse. Como consecuencia, muchas empresas están creando nuevos modelos y estructuras de trabajo para que los empleados puedan tener un aliciente y no hacer esta vuelta, a veces innecesaria, al trabajo tan dura.

Sin embargo, a personas que no han podido realizar sus trabajos y que quizás no puedan hacerlo en un futuro cercano, se les ha recomendado de todo: desde crear su propia empresa, hacerse youtubers, realizar cursos online para mejorar sus perspectivas de trabajo laboral, y un sinfín de posibilidades que todos no podían o querían hacer. Muchos simplemente se han dedicado a sobrevivir y ahora tienen que pensar en volver a una realidad que no es ya la suya. Conciertos con distancia social, bares y restaurantes con gel desinfectante en todas las esquinas, mascarillas en los museos. Es el matrix español al que, por mucho que digamos que no, estamos aliviados de volver.

La Covid nos ha hecho ver cómo atajar las propias crisis internas cuando todo lo que nos rodea se tambalea sin que podamos hacer nada.

Es por eso por lo que cambiar de profesión en tiempos de la Covid se ha vuelto casi imposible. Volvemos a los tiempos en los que un trabajador no se planteaba cambiar de trabajo por buscar algo más emocionante o trabajar en lo suyo.

Sin embargo, se produce la dualidad en la que los inconformistas se han vuelto más si cabe y los complacientes se conforman con el trabajo que aún tienen, que no es poco.

Para los inconformistas, cualquier crisis es una oportunidad. Y así lo han demostrado empresas que se expanden como Deliveroo o Glovo, que han visto aumentar sus acciones de manera desorbitada. A pesar de ello, quedan muchos inconformistas que no podrán hacer el cambio deseado en 2020 y que necesitarán de mucho apoyo social, económico y emocional para poder sacar adelante sus proyectos de vida.

No nos queda más que citar a Epicuro cuando decía que “cuanto más grande es la dificultad, más gloria hay en superarla”. Y eso, nosotros y todos los españoles, lo hemos asumido en nuestra conciencia colectiva.