La terapia con perros puede ser beneficiosa para pacientes aquejados de fibromialgia

Un estudio encuentra beneficios tanto para los enfermos como para los animales a partir de sesiones en las que se trabaja con la interacción mutua

Una reciente investigación llevada a cabo por Purina y la Clínica Mayo de St. Louis (Estados Unidos) ha puesto de manifiesto que la terapia con perros puede ser una opción eficaz para tratar la fibromialgia, un trastorno de sensibilidad al dolor crónico y centralizado que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado acompañado de fatiga, sueño, problemas de memoria y estado de ánimo.

En concreto, este trabajo investigó el impacto de las sesiones asistidas con perros en pacientes con fibromialgia y encontró beneficios tanto para los pacientes como para los animales, a partir de la interacción mutua. Tanto en pacientes como en los perros, los investigadores utilizaron múltiples biomarcadores fisiológicos no invasivos, incluyendo concentraciones salivales de oxitocina y cortisol, temperaturas de membrana timpánica y varios parámetros cardíacos.

«El estudio muestra cómo la terapia con animales puede ser una clara opción de tratamiento basado en la evidencia, y cómo los profesionales del sector sanitario deberían considerar llevar a cabo actividades con animales de asistencia para el cuidado de sus pacientes con fibromialgia», explicó el asistente de medicina en la División de Medicina Interna de la Clínica Mayo, y líder de la investigación, Arya Mohabbat.

Aunque la fibromialgia tiene algunos tratamientos efectivos, la mayoría de las personas viven con síntomas crónicos y buscan tratamientos no convencionales para encontrar algo de alivio. Así, para 221 pacientes, cada uno inscrito en el Programa de Tratamiento de Fibromialgia de la Clínica Mayo, un programa ambulatorio atendido por médicos de la División de Medicina Interna General de dicho centro, el estudio proporcionó una prórroga de los síntomas para los que estaban en el grupo de tratamiento y esperanza para aquellos en el grupo de control.

Mejor estado emocional

De hecho, el estudio puso de manifiesto que los pacientes del grupo de tratamiento se encontraban en un estado emocional-fisiológico más positivo a raíz de la sesión de actividad asistida con animales en comparación con los pacientes del grupo de control. Asimismo, las personas que interactuaron con perros de terapia aumentaron significativamente sus niveles de oxitocina, mientras que sus ritmos cardíacos disminuyeron, y reportaron menos emociones negativas y más positivas. Por tanto, los resultados sugieren que una visita de 20 minutos de terapia con perros puede afectar de manera significativa y positiva a la salud física y mental de estos pacientes.

Por otra parte, el estudio encontró que los perros (todos ellos miembros del Programa de Cuidado Canino de la Clínica Mayo, de diferentes razas, edades y tamaños) no mostraron signos de estrés durante la sesión y pudieron haberse encontrado en un estado más relajado al final de la sesión. En la mayoría de los parámetros no hubo cambios en los perros, señalando su satisfacción; sin embargo, para aquellos parámetros que sí cambiaron, se manifestó un estado emocional y fisiológico más positivo y una frecuencia cardiaca más baja al final de la sesión.

Esto indica que los perros no solo son buenos en su trabajo, sino que en muchos casos disfrutaron del trabajo que estaban haciendo con los pacientes. «Tenemos que ampliar nuestra comprensión de cómo la actividad asistida con animales influye, también, en el bienestar de los perros de terapia. Este significativo estudio, llevado a cabo con 19 perros de varias razas, proporciona evidencia sólida de que la actividad asistida con animales, llevada a cabo en condiciones adecuadas, no tiene impactos negativos en perros de terapia bien entrenados», zanjó el líder de la sección de investigación de comportamiento aplicado y bienestar en Purina, François Martin.