Carlota, la niña que espera el milagro del doctor Cavadas para no perder todas sus extremidades

Sus padres piden ayuda para realizar una intervención en una clínica privada de Valencia donde el famoso doctor afirma poder recuperar ambos pies y posiblemente la mano izquierda

Carlota solo tiene cuatro años y lleva ingresada en la UCI pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga desde el pasado 4 de agosto. Ingresó en estado grave con una sepsis. una infección en la sangre provocada por una bacteria que paralizó sus órganos.

«Nos dijeron que se moría porque había sufrido una sepsis que le produjo parada en los riñones y otros fallos en órganos como corazón y pulmones», detalla el padre de Carlota, Jairo García a La Opinión de Málaga.

La pequeña empezó a recuperarse poco a poco, y tras seis días de sedación, Carlota ya ha logrado respirar por sí sola pero sus cuatro extremidades están dañadas por microtrombos a causa de la isquemia. Sin embargo, la pesadilla no ha acabado. Los traumatólogos han comunicado a los padres que tendrán que amputar su mano derecha y que probablemente perdería la movilidad de los dedos de la mano izquierda y el pie derecho.

Un mes después de su ingreso, el hospital tenía programada la intervención. A pocos días de la operación prevista, el cirujano propuso esperar al desarrollo de la isquemia, ya que “podía llegar a mejorar” y paralizaron la intervención.

Ante la terrible situación, Jairo y Marina, trataron de buscar soluciones alternativas. Contactaron por correo una clínica privada de Valencia, donde el doctor Pedro Cavadas les ha devuelto la esperazanza. Según un primer diagnóstico, conocido como " doctor milagro" asegura que mediante una recontrucción es posible recuperar tres de las cuatro extremidades dañadas de la menor.

“Le enviamos el informe médico de Carlota y nos hizo otro asegurando que podía salvar sus dos pies, y que había que amputar la mano izquierda, pero que se podría recuperar mediante reconstrucción”, explica el padre de la niña a La Opinión de Málaga.

No obstante, el coste es muy elevado y los padres de Carlota, piden ayuda a través de las redes sociales para sufragar los gastos de la intervención, a los que no pueden hacer frente.

Un día de ingreso en el hospital privado de Valencia, donde se realizaría la operación, cuesta 230 euros y si hiciera falta entrada en UCI, la factura subiría a 610 euros la jornada. Además, solo el traslado podría costar entre 4.000 y 6.000 euros.

Jairo y Marina están constituyendo una asociación para poder canalizar los donativos y la iniciativa ha tenido gran acogida. La página “Ayuda para Carlota” de Facebook ya cuanta con más de 6.000 seguidores y en Instagram son casi 15.000 los seguidores de su perfil.

El caso de Carlota es grave. Cada día que pasa corre el riesgo de que alguna de las necrosis se infecten, lo que haría imposible salvarle los miembros y pondría en riesgo su vida. “Necesitamos ayuda urgente de cualquier manera, no solo solo económicamente, necesitamos que esto llegue al máximo de gente posible en el menor tiempo, porque cada día cuenta", ruegan los padres de la menor.