La cuarentena por coronavirus se reducirá de 14 a 10 días en toda España

El Gobierno y las comunidades autónomas han acordado reducir el periodo de cuarentena para contactos directos de positivos en coronavirus de 14 a 10 días en todo el país

El Gobierno y las comunidades autónomas aprobarán esta tarde una reducción del periodo de cuarentena para aquellas personas que hayan estado en contacto con un positivo por coronavirus, según ha dado a conocer la Cadena SER y posteriormente ha confirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Illa ha asegurado que existe un amplio consenso por parte de las comunidades autónomas para rebajar de 14 a 10 días las cuarentenas de los contactos estrechos de personas positivas de COVID-19 sin necesidad de que se hagan una prueba PCR, como ya ha decidido hacer Cataluña antes.

La medida, según ha avanzado el el ministro, entraría en vigor de forma inmediata y “sería extensible a todas las comunidades autónomas”.

En la actualidad, según ha recordado el ministro de Sanidad, los protocolos establecen que las personas positivas por PCR las cuarentenas se pueden reducir de 14 a 10 días, si en los últimos tres días la persona no presente síntomas. En cuanto a los contactos estrechos, que no han dado positivo en una PCR, éstos pueden reducir la cuarentena a 10 días si en el décimo día hay una PCR es negativa.

Ante este escenario, la Comisión de Salud Pública ha acordado que en el caso de los contactos estrechos se reduzcan las cuarentenas a 10 días sin necesidad de tener una PCR negativa. “La información que tengo es que hay un acuerdo amplio, sino unánime, en esta decisión y lo más probable es que se adopte”, ha apostillado.

En los últimos días ha surgido el debate de la posibilidad de reducir el periodo de cuarentena de los contactos estrechos de un caso Covid-19. El director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge, reconoció hace unos días que la cuarentena de 14 días es una medida “conservadora”, y animó a los países europeos a analizar científicamente nuevas opciones que sean “seguras”.