Becas Santander para la inclusión educativa

Las universidades encargadas de la selección podrán priorizar a aquellos estudiantes que se hayan visto afectados académicamente, familiarmente o económicamente por la crisis del Covid-19

Banco Santander, a través de Santander Universidades, ha puesto en marcha una nueva edición del programa Becas Santander Progreso para reconocer la excelencia académica e impulsar la inclusión educativa y la igualdad de oportunidades entre universitarios españoles. Las Santander Progreso, dotadas con 1.000 euros cada una, están dirigidas a estudiantes de Grado, Posgrado o Pregrado que hayan recibido una ayuda del Ministerio de Educación, una beca equivalente del Departamento de Educación de cualquier comunidad durante el curso anterior a la solicitud de la beca o ayudas recibidas durante segundo de Bachillerato en alumnos de nuevo ingreso. Los candidatos a estas ayudas deberán contar con un buen expediente académico. Además, en esta edición se tiene en cuenta la crisis socioeconómica causada por la pandemia y las universidades podrán priorizar otros criterios en las solicitudes de estudiantes que se hayan visto afectados en el plano académico, familiar o económico. Así, que algún miembro de la unidad familiar se encuentre en situación de desempleo o ERTE, con jornada laboral reducida o que esté dado de alta como autónomo o autónoma y haya recibido el beneficio extraordinario por cese de actividad.

Susana García Espinel, directora de Santander Universidades España, ha destacado: «Somos muy conscientes de las difíciles situaciones que están atravesando muchos estudiantes y sus familias y, si habitualmente nuestros programas de becas y ayudas tienen como pilar fundamental los valores de igualdad de oportunidades, equidad e inclusión además de la excelencia académica, ahora más que nunca estamos prestando especial atención a los jóvenes que se están viendo directamente afectados por la crisis sanitaria».