¿Cuántos tiburones habría que matar para vacunar contra el coronavirus a la población mundial?

Algunas de las vacunas en desarrollo contra el covid-19 contienen escualeno una sustancia que se obtiene principalmente del aceite de hígado de tiburón

Activistas de la organización para la protección de tiburones Shark Allies  han denunciado que la producción masiva de algunas vacunas contra el coronavirus, que contienen escualeno, pueden poner en peligro a un alto número de escualos de diversas especies.

“Las farmacéuticas buscan este compuesto orgánico extraído del hígado de tiburón, el cual es el ingrediente principal de los adyuvantes, que se utilizan para mejorar las respuestas del sistema inmunológico a las vacunas”, reza el informe.

La farmacéutica británica GlaxoSmithKline, que recurre al escualeno de tiburones para sus vacunas contra el resfriado común, ya ha comunicado que fabricará mil millones de dosis de esta sustancia para que, incorporada a su vacuna del coronavirus, la respuesta inmune sea más efectiva.

Según los datos citados por la organización conservacionista, se necesitarían matar alrededor de un millón de estos peces para obtener una cantidad suficiente de dicha sustancia como para vacunar a toda la población mundial con dos dosis, lo que podría ser el caso, según algunos estudios que citan.

Muchas especies de tiburones, como el tiburón devorador y el tiburón peregrino, se han clasificado como vulnerables, lo que significa que sus poblaciones están disminuyendo notoriamente en los últimos años. Y, el uso de escualeno extraído de tiburones podría resultar en la extinción total de esas especies.

En una petición dirigida a las autoridades reguladoras de medicamentos, Shark Allies afirma, sin embargo, que el escualeno también puede ser elaborado a partir de otras fuentes, como el azúcar de caña o las aceitunas.

Los activistas afirman que de las 34 vacunas contra el covid-19 que están en la etapa clínica y las 142 en etapa inicial de pruebas, cinco usan escualeno de tiburón y por ello llaman a desarrollar métodos alternativos de producción y a convocar más estudios sobre la efectividad del escualeno de origen vegetal en vacunas.