Un dispositivo español más rápido y barato que los PCR

Basado en test de tipo Point-of-Care, es probado por un equipo multidisciplinar en pacientes de covid con resultados positivos

«Nuestro dispositivo será único en el mercado cuando esté desarrollado en unos meses. Y barato». Así de rotundo se mostraba a LA RAZÓN Ramón Martínez, del Instituto de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM) en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), director científico del Ciber-BBN y coordinador del proyecto en el que participan también personal de Fisabo, del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) y del Ciberbbn.

Este equipo multidisciplinar trabaja desde que estalló la pandemia en una alternativa a las PCR. Fruto de estos meses de trabajo han llevado a cabo ya diferentes ensayos con un primer prototipo de test que ya está siendo probado en pacientes. Se trata de un test rápido de tipo Point-of-care (POC) con una muestra de frotis faríngeos. Está basado en nanosistemas con puertas moleculares, que permitiría detectar de forma rápida, entre 30 y 60 minutos, si una persona está o ha estado infectada por covid.

Entre las ventajas de las técnicas POC destaca su capacidad de diagnosticar en sitios con infraestructura limitada, sin personal especialmente cualificado y sin el requisito de transportar la muestra a una instalación centralizada. Además, las tecnologías de POC son herramientas de detección global para la vigilancia ante posibles nuevos brotes en el futuro. Su empleo permitiría «la implementación rápida de medidas de contención, reducción de los tiempos de respuesta terapéutica, la detección in situ y el uso de un volumen de muestra bajo», explica Martínez.

El test contiene soportes porosos funcionalizados con moléculas capaces de bloquear las entradas de los poros. Así, en presencia de estímulo externo predefinido, la puerta se «abre» permitiendo la liberación de un indicador contenido en el interior de los poros.

El equipo ya ha obtenido resultados preliminares que demuestran que es posible emplear secuencias del genoma específicas de SARS-CoV-2 para activar la liberación de un colorante fluorescente desde una matriz porosa. «Se trabaja en aspectos que implican la detección directa del virus SARS-CoV-2, detectar secuencias específicas de RNA que indiquen presencia de infección y detección de anticuerpos, todo ello en muestras directamente tomadas del paciente».