Revivir la gesta de la Nao Victoria a bordo de un velero del siglo XXI

La Fundación laCaixa pone en marcha una iniciativa pedagógica y divulgativa para acercar a los jóvenes a la expedición de Juan Sebastián Elcano que completó la primera vuelta al mundo

En 1519, cinco naves, con cerca de 240 navegantes abordo, partían del puerto de Sanlúcar de Barrameda con el fin de alcanzar las islas Molucas, muy ricas en especias, que por aquella época eran una fuente de riqueza, ya que se vendían más caras que el oro. Tres años después, de aquella expedición solo regresaría una nave, la Nao Victoria, con Juan Sebastián Elcano al frente de la tripulación, que haría historia al descubrir el Estrecho de Magallanes para poder así cruzar el Océano Pacífico y completar la primera vuelta al mundo.

Ahora, en el marco del quinto centenario de la Expedición Magallanes-Elcano, la Fundación la Caixa, a través de su programa Edu Caixa, ha puesto en marcha una iniciativa pedagógica y divulgativa cuyo objetivo no solo es el de aproximar a los jóvenes de segundo ciclo de primaria y secundaria la expedición desde una vertiente histórica, sino también mostrarles las técnicas de navegación de aquella época, en comparación con las actuales, haciendo especial hincapié en el espíritu aventurero de aquellos navegantes, y todo ello poniendo de relieve los valores propios de la navegación como el liderazgo, el trabajo en equipo o la responsabilidad, entre otros, que se pueden aplicar a todos los ámbitos de la vida.

«No se trata tanto de transmitir a los chavales una serie de conocimientos históricos como de experiencias y sensaciones y además la idea es contribuir también a despertar su afán aventurero», comenta al respecto Ramón Jiménez Fraile, historiador y comisariado de esta acción divulgativa, quien en este sentido señala que «lo importante es que se den cuenta de que esa expedición, que nos dijo cómo era el planeta tierra y nos dejó conocimientos de vientos, mareas y mediciones que son claves para nuestra navegación actual, estuvo formada no solo por personajes que hoy tienen estatuas como Magallanes o Elcano, sino también por grumetes, chicos de 12 años que jugaron un papel decisivo a la hora de hacer el mapa de la tierra».

En definitiva, esta iniciativa divulgativa busca, tal y como apunta Jiménez Fraile, «arrojar luces sobre el lado humano de la expedición» y para ello se ha elegido como escenario de la acción el velero Ibero III que, tras su paso por Sanlúcar de Barrameda, Sevilla, Lisboa y Valencia, se encuentra amarrado en el Port Fórum de Barcelona hasta el 9 de octubre. Esta embarcación, de una eslora similar a la de la Nao Victoria, cuenta con la última tecnología, y ello permite a los monitores de la actividad hacer hincapié en cómo ha evolucionado la navegación en los últimos 500 años gracias, en gran medida, a los conocimientos que aportó aquella expedición, y es el escenario ideal en el que hacer revivir a los alumnos los aspectos más humanos de aquella aventura. En este sentido, el director del Área de Acción Comercial y Educativa de la Fundación la Caixa, Xavier Bertolín, comenta al respecto que esta acción divulgativa itinerante, que llegará a cerca de 3.000 alumnos tras sus cinco escalas «es una oportunidad única para repasar la trascendencia histórica de una de las aventuras más apasionantes de la humanidad».