El Pilar en tiempos de coronavirus

Zaragoza se queda sin su fiesta grande

La pandemia ha trastocado en fiesta del Pilar, la fiesta grande de Zaragoza Zaragoza.  Durante el puente la capital aragonesa ha vuelto a una fase 2 flexibilizada para prevenir contagios masivos. Los actos en la calle han sido suspendidos y la irresponsabilidad estará más que nunca en el punto de mira.Cientos de agentes blindan la ciudad para evitar todo tipo de aglomeración. Los “No pilares” traen además consigo una repercusión económica que puede ser histórica para el sector local.Mazazo también para la hostelería. Aunque el Tribunal Superior de Aragón ha revertido el polémico límite de aforos, la barra sigue prohibida.En este año atípico ni el aroma de las flores ni la armonía de las jotas impregnarán las calles.