Los anticuerpos del resfriado común no protegen del coronavirus, según un nuevo estudio

Los resultados preliminares de la investigación contradicen la hipótesis de una supuesta inmunidad cruzada por coronavirus estacionales

Un nuevo estudio sugiere que los anticuerpos del resfriado común no protegen suficientemente contra al nuevo coronavirus. La investigación, que aún no ha sido revisada, ha sido recogida por la revista Nature.

De ser confirmada, contradice la teoría de muchos científicos y sanitarios de una supuesta inmunidad cruzada, en la que los anticuerpos adquiridos por coronavirus estacionales podrían protegernos contra infecciones severas por COVID-19.

Los científicos de la Universidad Rockefeller de Nueva York analizaron 37 muestras de suero sanguíneo de personas de Reino Unido, recogidas antes de la pandemia. Todos los participantes se habían infectado recientemente por coronavirus estacionales.

Los investigadores midieron la actividad neutralizante contra el coronavirus causante de la COVID-19 en la sangre, y descubrieron que, aunque en casi todas ellas se detectó actividad neutralizante contra los coronavirus estacionales, no se halló una actividad detectable de neutralización cruzada contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2)

La revista científica explica que estos resultados “sugieren que los anticuerpos contra los coronavirus de resfriado común no tienen un papel importante en la determinación de por qué a algunas personas la Covid-19 les afecta más que a otras”.

Estos resultados, preliminares y aún pendientes de someterse al proceso de revisión por pares, apuntan que “la inmunidad serológica preexistente frente a coronavirus estacionales no es un factor principal” en los diferentes resultados de la infección por el nuevo coronavirus.

“Si bien es posible que haya casos raros de individuos que poseen anticuerpos de infección previa por coronavirus humanos que también puedan apuntar contra el SARS-CoV-2 S, nuestros datos contradicen un rol amplio de inmunidad humoral preexistente contra el SARS-CoV-2”, concluyen los autores.