Los médicos registran su huelga contra Illa en hospitales y centros de salud para este 27 de octubre

La organización mayoritaria arremete contra la falta de planificación del Ministerio de Sanidad

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha presentado hoy su convocatoria de huelga oficial para el próximo 27 de octubre, en la que se hace un llamamiento al colectivo médico y a los demás sanitarios del Sistema Nacional de Salud (SNS) para su seguimiento los últimos martes laborables de cada mes. El escrito, que ya está en los registros tanto del Ministerio de Sanidad como de Trabajo, subraya que esta decisión viene provocada por la actual situación que atraviesan los profesionales, que arrastran años de recortes provocados por una insuficiencia financiera y de graves defectos de planificación y gestión que afectan negativamente a la viabilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), socavan la calidad asistencial que se debe proporcionar a los ciudadanos y pacientes y, de forma muy especial, han deteriorado las condiciones laborales y profesionales de los facultativos, según aseguran en un comunicado. “A las carencias mencionadas, que se manifiestan en la deficiente planificación y análisis de las necesidades de profesionales, hay que añadir una política de personal que ha abusado en exceso de la temporalidad, lo que nos ha conducido a una precariedad laboral inaceptable que impide el desarrollo profesional, la mejora de la calidad asistencial que dificulta en exceso la fidelización de los profesionales”. La CESM acusa a las autoridades sanitarias de una “falta absoluta de diálogo” con las organizaciones profesionales “lo que ha deteriorado hasta extremos inadmisibles la motivación y el compromiso de los profesionales y que está en la base de la falta de disponibilidad de especialistas de la que adolece el SNS, que ahora se quiere enmascarar con soluciones inadecuadas que sólo logran empeorar el problema”. Según la organización que preside Tomás Toranzo, la pandemia de Covid-19 ha sacado a la luz estas severas carencias estructurales en la planificación y dotación de recursos humanos. La CESM arremete además contra la norma aprobada por Sanidad que permite contratar enfermeras para hacer de médicos, a no especialistas para ejercer como tales, o el reconocimiento exprés de títulos de especialista obtenidos en países extracomunitarios mientras se pretende obligar a los especialistas a realizar funciones de especialidades que no les son propias. Se trata, asegura, del “desmantelamiento del sistema público de salud”.