El aceite de coco destruye el virus de la Covid-19, según científicos filipinos

El Consejo Filipino para la Investigación y el Desarrollo de la Salud ha comenzado los ensayos clínicos con 56 pacientes

Aceite de coco
Aceite de cocoLa RazónLa Razón

El aceite de coco virgen ayuda a destruir el virus de la Covid-19 por lo que puede ser útil como antiviral contra la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, según los primeros experimentos de una investigación desarrollada en Filipinas.

El Consejo Filipino para la Investigación y el Desarrollo de la Salud (PCHRD, en inglés) estudió los efectos del aceite de coco frente a la Covid-19 durante meses en fase experimental y ya ha comenzado los ensayos clínicos con 56 pacientes.

"Los resultados son muy prometedores, ya que no solo muestran que el aceite de coco, por sí mismo, puede destruir el virus, sino que también puede ser un mecanismo clave para regular al alza la respuesta inmune contra la Covid-19″, indicó en un comunicado Jaime Montoya, director del PCHRD.

Carga vírica

Según una investigación financiada por el Departamento de Ciencia y Tecnología de Filipinas, los compuestos del aceite de coco virgen disminuyen entre un 60% y un 90% la carga vírica de la covid-19, además de reforzar la supervivencia celular, lo que implica que contribuye a reforzar la respuesta del sistema inmune. Sin embargo, el PCHRD advirtió de que se necesitan más experimentos para determinar si una mayor concentración de compuestos de aceite de coco puede reducir aún más la tasa de replicación del SARS-CoV-2.

El secretario filipino de Ciencia, Fortunato de la Peña, indicó hoy en una entrevista con una radio local que el primer análisis del aceite de coco virgen como posible agente antiviral podría estar disponible para la segunda semana de noviembre.

Sobre los ensayos clínicos con 56 pacientes en el Hospital de Laguna, De la Peña aclaró que se han logrado buenos resultados, pero que se trataba de pacientes con síntomas leves de la Covid-19. Por ello, el Hospital General de Filipinas inició este mes un ensayo clínico paralelo para probar los efectos del uso de aceite de coco entre pacientes con un cuadro más grave.

Controversia en torno al aceite de coco

La polémica está servida. La supuesta eficacia del aceite de coco como alimento “antiviral”, es uno de los argumentos esgrimidos por los grupos antivacunas. De hecho, la Liga para la Libertad de Vacunación afirmaba hace un par de meses en su boletín electrónico que “el aceite de coco y sus derivados son agentes antivirales eficaces contra el Covid-19”. Para avalarlo, se basaban en una supuesta investigación que decía que, cuando estalló el SARS en China en 2003, en Filipinas solo se informó de 14 casos. La causa por la que este país se habría mantenido “protegido” pese a la cercanía con China, podría ser el uso predominante de aceite de coco como aceite de cocina.

Expertos de todo el mundo han insistido desde el inicio de la pandemia en que no existe ningún alimento que sea curativo, por lo que, pese a los resultados de esta investigación, las “bondades” del aceite de coco seguirán, como mínimo, en cuarentena.