Una mujer de 47 años muere por coronavirus tras estar ocho días sin lograr atención médica presencial

La víctima acudió al centro de salud el 11 de octubre y la PCR dio positivo. Durante los días posteriores empeoró y no logró ser atendida en persona por su médico

Extremadura ha registrado la muerte de una mujer de 47 años de Aceuchal (Badajoz) con PCR positivo en coronavirus a la que se negó más asistencia que la telefónica. Los familiares de la fallecida quieren depurar responsabilidades y ha remitido una carta al consejero en el que pide que se abra un expediente disciplinario y sancionador a los responsables y facultativos “que omitieron las llamadas reiteradas alertando del estado en el que cual se encontraba”.

La víctima acudió al centro de salud de su localidad el pasado 11 de octubre para realizarse el test PCR. Ella, su marido e hijos dieron todos positivos. El fallecimiento se ha producido tras innumerables llamadas de la paciente que, a lo largo de 8 días no dejó de solicitar asistencia hospitalaria, tal y como han denunciado los familiares. Cansados de respuestas en las que aseguran les dicen que no les pueden atender por “estar saturados” y de que solo fuera atendida vía telefónica ahora buscan una respuesta.

En una carta que recoge El Periódico de Extremadura, explican su versión, asegurando que el día 15 se hicieron varias llamadas al 112 y al centro de salud de la localidad porque la mujer se asfixiaba. El día 16 continua igual su estado de salud mostrando fatiga y ahogo. Su médico sigue son comunicarse son ella a pesar de las llamadas realizadas, pero consideran que “al ser joven sin patologías previas no requería valoración in situ”.

El día 17 continúa la fiebre y al día siguiente vuelven a llamar en numerosas ocasiones al 112, así como al centro de salud, porque estaba muy decaída y desorientada. La mujer empezó a "echar espuma por la boca” y le prescribieron “ansiolíticos”. El día 19, a las 7 horas aproximadamente, vuelven a llamar porque ya no responde, y es en esos momentos, cuando “está casi muerta”, deciden trasladarla al hospital Tierra de Barros, falleciendo a los pocos minutos

Ahora la familia se plantea si “¿Hay derecho a dejar morir a una persona joven en casa por la gestión que están haciendo de la Atención Primaria? ¿Cuántas más tienen que morir en estas circunstancias para que se tomen medidas?", lamentan los familiares.

Por su parte, el Ayuntamiento de Aceuchal ha tramitado una queja ante las autoridades sanitarias regionales en la que muestran el malestar de todo el pueblo por el fallecimiento y para “pedir más medios con los que lograr una mejor atención médica”. En el escrito remitido al consejero de Salud y Políticas Sociales, José María Vergeles, el alcalde, Joaquín Rodríguez, recuerda que son “múltiples las quejas por la atención que se presta en el centro de salud”.

El alcalde considera que desde Sanidad debe darse una explicación sobre el funcionamiento del protocolo del servicio de salud de zona, puesto que cree que los sanitarios están “desbordados” y los usuarios “asustados e impotentes ante la falta de medios para ser atendidos”. Además, lamentan que dispongan de una sola ambulancia para 5.500 vecinos.

Las historia se repite. Sonia y Lidia fueron noticia hace unos días por fallecer de cáncer después de que intentaran conseguir una cita presencial con su médico sin lograrlo.