Dos médicos que llevaban casados 40 años mueren por coronavirus con una semana de diferencia

Uno de sus hijos cuenta cómo sucedió la terrible pérdida

Gustavo Salemme y Adriana Cheble , de 67 y 62 años, respectivamente llevaban casados 40 años y fallecieron con siete días de diferencia tras haberse contagiado de coronavirus. Ambos eran médicos en la provincia de Córdoba (Argentina) y lucharon en primera línea contra la pandemia. Él era especialista en Diagnóstico por Imágenes y médico laboral; ella medica clínica y auditora medica. Como les ha sucedido a muchos otros sanitarios, contrajeron la enfermedad.

De acuerdo con lo que reveló su hijo Matías a Infobae, primero contrajo el virus ella y luego él. Los profesionales se aislaron al principio en su casa, pero luego experimentaron insuficiencia respiratoria por lo que se internaron el 25 de septiembre en el Hospital Privado, donde trabajaba ella, y no salieron nunca más. Él falleció el viernes 9 de octubre, y una semana más tarde murió su esposa, el 16 del mismo mes.

“Vinieron para estar juntos y se fueron juntos dejando mucha luz y mucho amor”, manifestó su primogénito en declaraciones a Telefé Córdoba.

Gustavo y Adriana se conocieron cuando eran adolescentes y juntos ingresaron a estudiar la carrera de Medicina. Mientras estudiaban, comenzaron a trabajar en un colegio para poder costearse los estudios. “Cuando fue el brote de cólera se fueron a trabajar al Norte. Papá compró una cámara y registró lo que pasaba con la idea de montar un documental. Tenían mucha vocación y amor por el prójimo”, apunta el hijo mayor de los Salemme.

El matrimonio vivía su mejor momento, según cuenta Matías. Viajaban, disfrutaban de la familia que habían creado juntos y estaban ilusionados esperando a su primer nieto, al que ya nunca van a conocer. “Su muerte es un dolor enorme que solamente se calma gracias al cariño infinito de la gente".

“Fuiste ejemplar en todos tus roles, como padre, como hermano, como hijo, como tío, como amigo y como médico, tu amada profesión. Viviste por y para todos los que te rodeaban, un corazón enorme, una generosidad sin límite. Quedate tranquilo que lo que me pediste la última vez que hablamos así será. Gracias por el amor que me diste. Los superhéroes nunca mueren, y vos, como te dije tantas veces, sos el mío. En cada sonrisa siempre estarás, te amo eternamente. Hasta siempre pá, doc, Gustavito de mi alma.”, escribió Matías en su Instagram para despedirse de su padre.

Una semana más tarde, Matías tuvo que despedirse también de su madre. “Vivimos nuestra vida juntos con una intensidad única. De película. Una mujer de valores inquebrantables, de creencias firmes y conducta intachable. Un ser humano ejemplar que dio todo por su familia. Un amor por su profesión como pocas veces vi, una médica con todas las letras. Siempre pensaste más en todos los demás que en vos misma y eso te llenaba de energía. Encontraste la paz que siempre buscaste y eso me deja tranquilo. Chau má, te fuiste con el amor de tu vida 7 días después que partió él. Sé que desde donde estén nos mandarán la fuerza necesaria para seguir en este lío. El mundo se estaba volviendo demasiado horrible para dos seres con tanto amor como ustedes. Me alegro que estén juntos y en paz. Hoy las palabras se me acabaron, en vida las usamos a todas y me alegro que así haya sido. Hasta siempre”

El matrimonio deja huérfanos a sus tres hijos: Matías (37), Andrea (35) y Federico (30) Salemme.