Las residencias de mayores de Clece se hacen fuertes frente a la Covid

El grupo ha establecido protocolos para garantizar la seguridad de los residentes y de sus trabajadores

Con la salud y la seguridad de las personas y de los trabajadores como prioridad, el grupo Clece ha establecido protocolos en sus centros residenciales, en los que se ha tenido en cuenta las características de los residentes, el número de trabajadores y las instalaciones.

Entre algunas de las medidas más destacadas figura la realización de test cada 15 días para detectar posibles casos de positivos asintomáticos, tanto en residentes como entre el personal. Tanto unos como otros están organizados en grupos burbuja, y se establecen horarios para el uso de las zonas comunes, de este modo se evita la acumulación de muchas personas en grupos reducidos. En ese sentido, se vigila que se respete la distancia de seguridad, para lo que se hacen turnos en el comedor y en el acceso del personal a los vestuarios.

A la hora de comenzar los jornada, los trabajadores entran a las residencias por un acceso independiente al principal, se les toma la temperatura y hay un espacio específico para la recogida del equipo de protección individual. Todo el personal utiliza equipos de protección individual (EPI) según la evaluación de riesgo o mascarilla quirúrgica. Los residentes también la llevan siempre y cuando sea posible, para evitar la transmisión del virus en caso de que hubiera positivos asintomáticos.

También se han delimitado circuitos para caminar por los centros y por los exteriores, y carteles que recuerdan las medidas sanitarias que se deben llevar a cabo.

Las visitas a los residentes se regulan mediante cita previa, y serán en el exterior siempre que el tiempo lo permita. Solo se permite una visita por cada residente, y se les realiza un test para que sea segura.

Además, se ha implementado un sistema de limpieza hospitalaria en los centros residenciales, y se realizan auditorías y analíticas con laboratorios externos, sobre todo en las cocinas.

Si aún con este protocolo se detectara un caso se aplicaría un plan de contingencia que recoge las medidas a tomar, siempre de forma flexible.