Los servicios de salud mantienen las citas de los pacientes pese a la huelga

Alrededor de 150.000 médicos, convocados hoy a una gran protesta contra el Gobierno

Médicos del 12 de Octubre protestaron este mes contra el decreto aprobado por el Ministerio de Sanidad
Médicos del 12 de Octubre protestaron este mes contra el decreto aprobado por el Ministerio de SanidadJesús G. FeriaLa Razón

Los alrededor de 150.000 facultativos que ejercen en la Sanidad pública están llamados hoy a secundar una huelga convocada por la mayoritaria Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en los centros de salud y hospitales de toda España. El detonante de la protesta es un decreto del Ministerio de Sanidad que desvirtúa el papel de los especialistas con la excusa de la pandemia de Covid-19, al permitir trabajar como tales a médicos que carecen de especialidad, y al avalar, por ejemplo, que un internista pueda ser destinado a realizar tareas de médico de atención primaria en función de las necesidades asistenciales, o a la inversa.

Como telón de fondo late, sin embargo, el mal trato que, según la organización convocante, ha dispensado el departamento que dirige Salvador Illa a los médicos durante toda esta grave crisis de salud pública, enfrentándose durante los primeros meses al virus sin equipos de protección adecuados por el retraso de la máxima autoridad sanitaria a la hora de adquirirlos. España es el país del mundo con el mayor número de profesionales del sector contagiados por el SARS-CoV-2.

El decreto que ha colmado la paciencia de los médicos es el mayor ataque que se produce en años a la sanidad pública y a la calidad de la asistencia que reciben los pacientes, según denuncia el presidente de la CESM, Tomás Toranzo, un histórico médico de urgencias que advierte, además, de que la jornada de huelga puede generar caos en los centros de salud y los hospitales porque los servicios de salud autonómicos no están cancelando las citas que tenían programadas los enfermos, lo que puede dar lugar a que muchos de ellos acudan y no lleguen a ser atendidos. En muchos casos, apunta, son los propios servicios que realizarán huelga los que están llamando uno a uno a los pacientes o a sus familiares para avisarles de los paros y aplazar las citaciones. También se han producido retrasos a la hora de fijar los servicios mínimos en numerosos territorios. Toranzo lamenta, además, que nadie del Ministerio de Sanidad se haya puesto en contacto con su organización para debatir sobre la introducción de mejoras en la polémica norma, con el fin de paralizar la huelga. Según asegura, la CESM lanzó una oferta al departamento de Salvador Illa para acometer una negociación que podría haber suspendido los paros, «pero ni nos han contestado».

Aunque está convocada por la CESM, la protesta cuenta además con el respaldo explícito de los colegios profesionales y las principales organizaciones médicas de este país, muy molestos con el papel desarrollado por el Gobierno durante la pandemia. Se trata de unidad de acción sin precedentes en la Sanidad española desde que precisamente la CESM pusiera contra las cuerdas al último Gobierno de Felipe González con una huelga sanitaria.

En los últimos meses, no han sido pocos los comunicados conjuntos lanzados por el Foro de la Profesión Médica, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y todas las sociedades científicas del país denunciando algunas de las medidas aprobadas por el Gobierno o propuestas por los partidos que lo sustentan durante el debate de reconstrucción que se celebró en el Congreso de los Diputados, así como la gestión en sí de la pandemia de Covid-19. España es el quinto país del mundo con mayor número de contagios y el primero en tasa de mortalidad del mundo con la cifra de exceso de defunciones del INE. Además de los paros, los médicos de toda España realizarán hoy concentraciones a las puertas de sus centros sanitarios, así como en la Plaza de las Cortes, en donde tienen previsto reunirse con representantes de la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja.