Los políticos son el colectivo profesional que más miente

Los españoles ocuparían actualmente uno de los primeros puestos en el ranking de Europa

Pleno del Congreso de los Diputados
Pleno del Congreso de los DiputadosFERNANDO VILLAREFE

“No nos engañemos: ¡mentimos como bellacos! Algunos pensarán que esta afirmación es una exageración, pero la realidad es que la mentira, lejos de disminuir, aumenta cada día en proporciones parecidas a como se elevan los niveles de infelicidad de muchas, muchísimas personas”. Así empieza su libro La verdad de la mentira María Jesús Álava Reyes, directora del Centro de Psicología que lleva su nombre, con sede en Madrid, y exprofesora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Mentir, por tanto, forma parte de la naturaleza humana, de las relaciones interpersonales y de la vida en general. Según admite esta experta, se miente para obtener un beneficio, para evitar un castigo, para conseguir un fin determinado, incluso para hacer un bien y evitar dañar a alguien, como es el caso de la mentiras piadosas.

“Digamos que los grandes mentirosos reúnen, en mayor o menor medida, algunos de estos perfiles de la personalidad: 1) narcisistas y ególatras; 2) psicópatas, que son incapaces de sentir empatía y ponerse en el lugar del otro;3) deshonestos, que persiguen un beneficio, con independencia del precio moral, y 4) inseguros y con baja autoestima”, sostiene la psicóloga Álava Reyes.

Y añade sin la menor vacilación: “Los políticos constituyen el colectivo que más miente, al vivir en una selva en la que todo está permitido”. Desde que se inician en el arte de gobernar, como se decía en la Grecia clásica, se les va dotando de unas reglas para el aprendizaje de mentir, que en periodo electoral se incrementan en un 50%, y para el ataque al bando contrario".

Lamenta además que en España no se les exija ningún tipo de formación ni preparación académicas, “menos de lo que se pide al último aprendiz de cualquier empresa, de ahí que actualmente nuestros políticos ocupen los primeros lugares en el ranking de los más mentirosos”.

Un diputado del PSOE, que opta por ocultar su nombre, médico de profesión, admite que el político es un “ser histriónico y que se prometen muchas cosas en los programas electorales a sabiendas de que son imposible de cumplir, pero esto es el juego de la política; y también mienten los abogados, los periodistas y otros colectivos profesionales”.