Octubre negro: Uno de cada tres contagios desde el inicio de la pandemia se produjo el mes pasado

El coronavirus tardó siete meses en infectar a 400.000 españoles, los mismos que se detectaron en tan solo un mes, en octubre

Largas colas en el Parque de Atracciones de Madrid sin guardar distanciasJavier de AntonioLa Razón

Los españoles no somos verdaderamente conscientes de la magnitud de la pandemia. No está claro si es por el hastío de los datos, por haberse acostumbrado a convivir con las altas cifras de incidencia del virus en la población, porque supuestamente la segunda ola está siendo menos letal que la primera.... pero lo cierto es que los datos son demoledores, más que preocupantes, y permiten entender cómo hay varias comunidades que se están planteando -o ya lo han hecho como es el caso e Asturias- pedir un confinamiento domiciliario, algo que hasta hace poco era impensable y que parece que volvemos a estar abocados a ello. Y sin tener en cuenta la llegada del periodo de gripe, que podría provocar un empeoramiento grave de la situación de los servicios sanitarios de nuestro país.

Y es que los datos de octubre son terriblemente preocupantes. Durante el mes pasado se produjeron más de 400.000 contagios (407.071 del día 1 al 30), lo que supone más de un tercio del total de infectados durante la pandemia, que ha afectado ya a 1.185.678 personas.

Pero para situar bien esta cifra sólo hay que fijarse en el histórico de los datos. Toda España estuvo confinada desde el pasado mes de marzo, cuando los datos eran muy inferiores a los actuales: 102. 136 infectados y 9.053 muertos. En abril, los contagios se dispararon a 215.000 y más de 24.000 muertos, frenando esta tendencia en mayo (239.638 positivos) y 27.127 fallecidos. En junio, la cifra llegó a 259.271 y 28.355 víctimas mortales y en julio ya se rozaban los 300.000 (288.522 y 28.445 muertes). No fue hasta el mes de agosto cuando se superaron los 400.000 contagios.

Es decir, que la pandemia tardó siete meses en propagarse e infectar a 462.858 personas, una cifra muy similar a la de los casos detectados solamente en el mes de octubre, con 407.071 a falta de los datos del día 31.

Las comunidades ya están barajando las posibilidades de solicitar al Gobierno los confinamientos domiciliarios que tanto daño han hecho a nuestra economía. Asturias ya ha dado el paso, pero el ministro de Sanidad Salvador Illa lo ha dejado claro y ha descartado este lunes decretar los confinamientos domiciliarios en los próximos días. Además, ha confiado en que con las medidas incluidas en el nuevo estado de alarma se podrá controlar la evolución de la pandemia. Illa ha ido más allá, y parece que ha querido quitar hierro al asunto porque ha pedido “no entrar en una especie de competición para ver quien toma la medida más dura”.