Un niño ingiere 100 bolitas magnéticas mientras ve la televisión y tiene que ser intervenido de urgencia

Si las piezas hubieran permanecido más tiempo en su cuerpo, habrían provocado una perforación intestinal, según el hospital

Las bolitas en el estómago del niño. Foto: Hospital Afiliado de la Universidad de Medicina de GuizhouLa Razón

Un niño de cinco años llamado Xiao Wu de la provincia de Guizhou, en el sur de China, ha tenido que ser intervenido porque se tragó hasta 123 bolitas magnéticas que quedaron alojadas dentro de su estómago. Al parecer, el pequeño las fue ingiriendo mientras veía la televisión junto a su hermana de 12 años.

Según recoge RT, el niño le dijo a sus padres que únicamente había ingerido una cuenta. Por ello, el primer médico que inspeccionó al pequeño dijo a sus progenitores que no debían preocuparse, ya que la bola sería expulsada de forma natural al cabo de unos días.

Sin embargo, después de cinco o seis días los padres del chico se dieron cuenta de que la bolita magnética no había sido expulsada. Fue entonces cuando decidieron llevarlo al hospital para que fuera atendido. Tras realizarle una radiografía, se dieron cuenta de que el pequeño había ingerido una gran cantidad de bolitas magnéticas. En total, los profesionales sanitarios llegaron a contar 123 de estas esferas.

En un comunicado emitido por el hospital se explica que la intervención quirúrgica duró más de cuatro horas y se tuvo que usar un equipo especializado de gastroscopia.

Chen Wanwei, subdirector del Centro de Gastroenterología Endoscópica del hospital, afirma que si no se hubiera realizado la cirugía a tiempo el niño hubiese corrido un grave peligro ya que las bolitas podrían haber provocado una perforación intestinal. Por suerte, este no fue el caso y el pequeño se está recuperando de forma favorable.