Las vacunas de AstraZeneca y Pfizer, listas para estas navidades

Se encuentran en Fase 3 y se distribuirían en el primer trimestre del año que viene

Dos vacunas se encuentran cerca de estar preparadas para su fabricación y distribución mundial: la de AstraZeneca con la universidad de Oxford y la de Pfizer con BioNtech. La primera espera demostrar a finales de año que su vacuna contra la Covid-19 es efectiva mientras fabrica cientos de millones de dosis para repartir en enero, aseguró ayer su presidente ejecutivo, Pascal Soriot. Trabajan con la Universidad de Oxford para desarrollarla y se encuentra ya en ensayos de fase 3 en Estados Unidos y Reino Unido, principalmente, para determinar su seguridad y efectividad. Una vez que informen de sus resultados, los reguladores deberán aprobar la vacuna para su uso generalizado. «Hemos alineado el momento de la entrega de los viales con el de la lectura del ensayo clínico», informó Soriot a analistas en una conferencia internacional online. «A nivel mundial estaremos listos para suministrar cientos de millones de dosis de vacunas en todo el mundo en enero», confirmó. La compañía retrasa la producción de viales de la vacuna para garantizar que tenga la vida útil más larga posible después de recibir la aprobación regulatoria. Para ello, acumula existencias congeladas del componente activo de la vacuna, que se convertirá en la inyectable tan pronto como lleguen los datos clínicos.

ARN Mensajero

La otra vacuna que se espera para fin de año es la desarrollada por la biotecnológica alemana BioNTech en colaboración con el gigante farmacéutico Pfizer. Es una vacuna de ARN Mensajero y, de ser aprobada, sería la primera de este tipo en obtener la autorización para uso humano. Se está probando en ensayos clínicos en Estados Unidos y Alemania también en fase 3. Las compañías estudian un precio por dosis de unos 16 euros cuando se comercialize.

Los avances de los ensayos de AstraZeneca y Pfizer motivaron que la presidenta del Grupo de Trabajo sobre Vacunas de Gran Bretaña, Kate Bingham , indicara ayer con optimismo que los datos sobre las dos deberían estar disponibles en breve. Los reguladores de ese país y los de Estados Unidos llevan una revisión acelerada que podría conducir a la aprobación. «Si lo conseguimos tenemos la posibilidad de desplegarnos antes de fin de año», confirmó Bingham ante una comisión parlamentaria. En su país habrá alrededor de 4 millones de dosis disponibles para finales de este año.

En Australia, Pfizer-BionTech y Novavax suministrarán 50 millones de dosis entre ambas a su sistema de salud. En total, el Gobierno australiano se ha asegurado hasta la fecha 134 millones de dosis que estarán disponibles entre comienzos y mediados de 2021. Este acuerdo se une al anterior alcanzado con la Universidad de Oxford y AstraZeneca, y con una candidata local desarrollada por la Universidad de Queensland y la compañía biotecnológica CSL.

La de Johnson & Johnson, paralizada el 12 de octubre cuando un voluntario de los estudios en Estados Unidos presentó una grave reacción adversa, ha vuelto con fuerza después de que las autoridades sanitarias de Brasil autorizaron el reinicio de las pruebas en ese país. También en Iberoamérica, portavoces del Ejecutivo argentino han precisado que la vacuna rusa Sputnik V será administrada de forma voluntaria y con un consentimiento informado por escrito.

En España, el presidente Pedro Sánchez adelantó ayer que la campaña de vacunación contra el coronavirus «podría estar lista» dentro de seis meses, en mayo, coincidiendo con el fin del estado de alarma que implementó el Ejecutivo central hace dos semanas y cuya prórroga ratificó el Congreso de los Diputados.