«Para tomar unas cañas tienes que tener una edad y para abortar no»

El Congreso Católicos y Vida Pública lanza un grito en defensa de la vida desde mañana

El lema del encuentro es «¡El momento de defender la vida!»Gonzalo PeLa Razón

J. Beltrán - Madrid

Cuando hace unos meses en la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) aprobaron el tema del XXII Congreso Católicos y Vida Pública que se celebra este fin de semana, desconocían la agenda de Moncloa para este otoño. Sin buscarlo, les ha sobrevenido una proposición de ley para la regular la eutanasia en plena tramitación parlamentaria, así como el reciente anuncio de la ministra Irene Montero de derogar la reforma de la ley del aborto de 2015 que estableció la obligatoriedad del consentimiento paterno en el caso de las jóvenes de entre 16 y 18 años que quisieran interrumpir su embarazo.

«Se trata de un tema muy complejo, por eso me llama la atención esta nueva propuesta», explicaba ayer en un coloquio informativo Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la ACdP y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU. De ahí que exteriorizara su extrañeza por el hecho de que «para tomar unas cañas o para votar tengas que tener una edad, y para abortar se puede hacer sin conocimiento y sin una capacidad de reflexionar». También lamenta que «la izquierda se presente como defensora de los más débiles» cuando no se considera como tal al nasciturus.

Precisamente en este contexto, el historiador madrileño considera más que pertinente convocar su foro anual de reflexión bajo el lema «¡El momento de defender la vida!». Una cita que, por primera vez en su historia será íntegramente online debido a las restricciones de reunión por la pandemia del coronavirus.

De forma telemática

Del 13 al 15 de noviembre de forma telemática están previstas tanto conferencias plenarias como talleres que abordarán cuestiones como las políticas familiares en Europa o la crisis demográfica española. Entre los nombres más destacados de esta edición se encuentran Joaquín Leguina o Agnes Mary Donovan, superiora general de Sisters of Life, una congregación norteamericana que acompaña a mujeres embarazadas en riesgo de exclusión, a menores salvados del aborto y a sus madres.

Además, el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Manuel Martínez-Sellés, abrirá el congreso poniendo el foco en la rebautizada como «muerte digna». «No se puede decir que una postura progresista sea la del sí a la eutanasia», aprecia al respecto el historiador Bullón de Mendoza: «En ese sentido, los nazis hubieran sido unos tipos tremendamente modernos, o los espartanos que tiraban a los niños desde las rocas».

En cualquier caso, valora que bajo ningún concepto a los enfermos y ancianos se les puede presentar como «una carga» y defendió la urgencia de destinar más recursos a los cuidados paliativos para «acompañar y aliviar el dolor» de los colectivos vulnerables. «Los católicos no podemos callar ante estas cuestiones y nos tenemos que expresar con respeto, educación y exquisitez», apunta el director del Congreso, Rafael Sánchez Saus, que anima a los cristianos a dar un paso al frente sin «preocuparse de la etiqueta que te pongan. Más allá de los ámbitos más propiamente religiosos y casi específicamente católicos, todas estas cuestiones parecen resbalar o no importar lo suficiente. Lo que está claro es que hay un rechazo a abordarlas con seriedad por una parte importante de la clase política y de los medios de comunicación», plantea. En esta misma línea, el presidente de la ACdP asegura estar valorando emprender «movilizaciones ciudadanas» como respuesta a estas iniciativas gubernamentales, pero reconoce que «resulta muy complicado teniendo en cuenta que estamos en un estado de alarma».