Conoce la historia de la Iglesia Nacional Española de Roma

Data de 1450 y en ella reposaron los restos del Rey Alfonso XIII. Sus muros acogen los restos de los Papas Borgia entre otros.

Iglesia Nacional Española de RomaALICIA ROMAY | alicia romay

La presencia hispana en Roma viene de muy lejos. En los siglos XIV y XV se erigieron dos iglesias con fines piadosos, caritativos y asistenciales y poco a poco fueron adquiriendo carácter de iglesias nacionales. En torno a estas dos iglesias se desarrolló la vida de la comunidad española en Roma. La primera fue la de Santiago y San Ildefonso de los Españoles en plena Piazza Navona. El salmantino Alfonso de Paradinas, doctor en cánones y arcediano de Ledesma fue su fundador. Paradinas había sido elegido obispo de Ciudad Rodrigo en 1469 y posteriormente ejerció como legado pontificio de los papas Pablo II y Sixto IV. Este templo fue el primero del Renacimiento de Roma que fue una novedad en aquella época. Es posible que la primera piedra se haya colocado en torno al año jubilar 1450 y que la obra se finalizara en 1460. Alfonso de Paradinas fue gobernador y administrador de la iglesia hasta el día de su fallecimiento acaecido el 19 de octubre de 1485 según lo narra José Ángel Rivera de las Heras en el libro publicado en homenaje a los 500 años de la Iglesia Nacional Española de Roma. La segunda Iglesia fue la de Santa María de Montserrat, lugar pío de la corona de Aragón. Dos mujeres decidieron transformar sus casas en hospitales para ponerlos al servicio de los españoles residentes en Roma. Ellas fueron Jacoba Ferrándiz originaria de Barcelona y Margarita Pau mallorquina. En 1506 se fundó la Cofradía de Nuestra Señora de Montserrat. Colaboraban en ella hombres y mujeres notables aragoneses, catalanes y valencianos. Los cofrades hermanos se ocupaban de su cuidado y acogían a los peregrinos. La actividad de la Cofradía cobró tanta importancia que el Papa Pío VII aprobó la unión de esta nueva iglesia con la de Santiago de los Españoles. Desde el año 2003 posee título cardenalicio.

Lápida de la tumba del Rey Alfonso XIII

Lápida de la tumba del Rey Alfonso XIII en RomaALICIA ROMAY

Aquí, en la Iglesia Nacional de los Españoles, reposaron los restos del Rey Alfonso XIII fallecido en Roma el 28 de febrero de 1941 y fueron trasladados posteriormente, al panteón real del monasterio de San Lorenzo del Escorial el 19 de Enero de 1980, casi cuarenta años después, para darle sepultura. Fue su mayor deseo desde que partió al exilio por el puerto de Cartagena el 15 de abril de 1931 para evitar una confrontación social y violenta entre españoles. Dejó escrito: “Ruego que si no se pudiera enseguida de morir el darme sepultura en el Panteón del Escorial con mis antecesores en el trono, se haga así tan pronto como sea posible”. Durante el reinado de D. Juan Carlos I se cumplió su última voluntad. En su testamento manifestó su última voluntad, volver a España.

Algunos detalles de la iglesia de los españoles en Roma

Es la primera iglesia de Roma con el ábside con tramo recto precedente y nave única rectangular con bóvedas de lunetos y a los costados tres capillas laterales. Los frescos de las capillas centrales están dedicados a temas marianos, fueron pintados en el primer tercio del siglo XVII. Al lado derecho representa la Dormición de la Virgen y es obra del artista milanés Francesco Nappi. En el lado izquierdo se representa la Coronación de la Virgen realizada por Giovanni Battista Ricci da Novara. En los arcos de las capillas de los extremos y al pie de la nave existen paneles rectangulares con veinte escudos procedentes de algunas provincias de España. Muy cerca en las puertas laterales se localizan dos hornacinas aveneradas con las figuras de dos santos vinculados a Zaragoza, Santa Isabel de Portugal y San pedro de Arbués. Son del siglo XVIII. Las estaciones del viacrucis las realizó Carmelo Pastor Pla en 1958. Era originario de Valencia. Con la unión de las dos iglesias, se trasladaron algunos elementos que estaban dispuestos en la otra iglesia, como algunos de los mármoles del altar que combinaron con piezas nuevas. En el altar trabajó el escultor murciano Ramón Barba Garrido.

La capilla de Santa Ana

Estuvo un tiempo dedicada a Santa Eulalia de Barcelona, se puede ver en el emblema del arco colocado en la clave del arco de acceso. Está firmado por Alberto Rosati. El prior Jaume Mallafré nacido en Tarragona deseaba ser enterrado en ella, para ello hizo una donación testamentaria pero su sobrino Bernardo Mallafré la mandó estucar en 1610. Mirando el muro derecho encontramos el sepulcro del embajador español José Narciso de Aparici Soler, fallecido en 1845. Ostenta un busto en relieve. Este monumento sepulcral fue realizado por el escultor zaragozano Ponciano Ponzano Gascón.

La Capilla de Santa María de Montserrat

Tomás Gargallo fue el patrono de la capilla, era originario de Collbató localidad próxima a Montserrat en Barcelona. Fue obispo de Malta. En ella aparece el retablo de la virgen de Montserrat. La obra fue realizada por Manuel Martí Cabrer y quién se la encargó fue Aureli Maria Escarré Jané, abad del monasterio benedictino de Montserrat y la bendijo el papa Pío XII en 1950. A la izquierda la montaña de Montserrat y la abadía entre otros frescos que representan la navegación de San Raimundo de Peñafort sobre su capa, el recorrido desde Mallorca hasta Barcelona. El resto de las capillas ostentan también obras realizadas por artistas españoles e italianos.

Los restos de los Papas Borgia descansan en estos muros.

Calixto III y Alejandro VI son los dos únicos pontífices de origen hispano junto con San Dámaso que descansan aquí. Los españoles residentes en Roma en 1881 decidieron erigir un panteón para albergar los restos de ambos papas. En 1889 los restos de los papas fueron colocados en la sepultura. Los dos nacieron en Valencia.

El Palacio de la Iglesia Nacional Española

Si caminamos por el Lungotevere Dei Tebaldi, muy cerca del puente sobre el río Tiber Giuseppe Mazzini, debemos de dirigirnos a la Via Giulia y a la altura de la Vía de la Barchetta, giraremos a la izquierda, y en la primera encontramos la Via di Monserrato. Pocos pasos más adelante, en el número 115, encontraremos la iglesia. Pero este complejo español en Roma no se termina solo con las paredes que acogen a la iglesia, en la parte trasera, en la Via Giulia, ondea la bandera española en el acceso al Palacio. La Iglesia española acoge a la comunidad Esclavas Misioneras de Jesús, religiosas mexicanas. Con ellas la hermana María Luisa de origen navarro, que pertenece al grupo fundacional de la orden y que esta semana ha cumplido noventa y un años gozando de una salud impresionante. Es una orden de hermanas pequeña y muy activa. Mirad el video:

Una iglesia cercana a Valencia

A finales del año pasado, Monseñor José Jaime Brosel, originario de Valencia, fue nombrado rector, y en declaraciones al periodic Valencia, explicó la doble vertiente de la iglesia "por un lado, es un centro de estudios, con un grupo de sacerdotes que están realizando el doctorado y otros que vienen a desarrollar sus proyectos de investigación. Esta es una gran riqueza para la Iglesia en España, y complementa la magnífica labor del Pontificio Colegio Español de San José, y la segunda vertiente es la referida a las propuestas litúrgico-pastorales y culturales destinadas a españoles, bien residentes o de paso, así como para quienes proceden de países hispanos. Esta quiere ser la Iglesia en Roma que habla y celebra en español’.

Está ubicada en una de las zonas más agradables para pasear ya sea viniendo de la Piazza Navona o desde el Vaticano.

La boda de Sara Montiel

Seguramente muchos no saben que la segunda boda de la primera artista española que conquistó Hollywood, se celebró aquí en esta Iglesia. Contrajo matrimonio con José Vicente Ramírez Olalla en 1964 con la bendición del abad del Valle de los Caídos, Fray Justo Pérez de Urbel. También fue recibida por el Papa Pablo VI. En estas imágenes se puede apreciar un momento del enlace. (minuto 0.53)

En la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat de Roma se habla y se respira aire español.