Vacunar contra la Covid sólo a los mayores de 60 años dividiría por 10 la cifra de muertos en España

Un análisis estadístico revela que inmunizar al 20% de los ciudadanos entre los más vulnerables evitaría el riesgo de colapso sanitario e igualaría los efectos de la pandemia a los de una gripe

Los sanitarios realizan los tests de antígenos en el centro de mayores de la Plaza de la Remonta, en el distrito madrileño de Tetuán este miércoles, junto a la zona básica de salud de Villaamil.Fernando AlvaradoEFE

Aunque la llegada de 10 millones de dosis de la vacuna de Pfizer si finalmente certifica su eficacia y seguridad apenas serviría para inmunizar al 20% de la población española, el cambio epidemiológico en nuestro país podría ser radical. El economista Francesç Pujol, muy seguido por centenares de sanitarios por sus afinados análisis estadísticos que está realizando en las redes sociales sobre la evolución de la pandemia, llega a la conclusión de que esta inmunización implicaría de entrada el fin del colapso sistémico. En principio, la vacuna empezaría a aplicarse a la población de riesgo, entre la que se encuentra la de mayor edad, que es la que soporta un mayor índice de letalidad. Según Pujol, en base a los datos del Instituto de Salud Carlos III, los mayores de 70 años concentran el 85% de los fallecimientos y el 46% de uso de camas de hospitalización. Por su parte, los mayores de 60 años concentran el 62% de las hospitalizaciones, el 60% de las camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI), y representan el 92,4% de los fallecidos pese a ser sólo el 19,4% de los casos diagnosticados desde junio.

De acuerdo con sus datos, en España hay 11,86 millones de personas de más de 60 años. Según apunta, vacunar a la inmensa mayoría de las personas de más de 60 años que hay en España trasladaría el contagio activo y la epidemia a los menores de 60 años. A su juicio, ello llevaría a que a igualdad de incidencia total, la cifra de fallecidos se podría dividir por 10 y la de hospitalización por tres. Si se volvieran a perder los papeles y España se situase de nuevo en niveles de contagio de 20.000 casos por día, en este escenario tendría 20 muertos por día en lugar de 200, lo que permitiría a nuestro país salir de una situación de emergencia radical y el riesgo de colapso sanitario desaparecería. De hecho, la capacidad de resistencia del sistema se multiplicaría por tres. Según expone, en la situación de 10 millones de vulnerables vacunados antes de verano de 2021 los que deberían tomar más medidas de precaución y prevención serían las personas de entre 40 y 60 años, ya que los menores de 40 son el 49,2% de todos los casos positivos desde junio pero únicamente el 11,8% de los hospitalizados, el 8,3% de los ingresados en UCI y el 0,7% de los fallecidos. “Las consecuencias directas en ellos del coronavirus son reales pero muy pocas veces graves”, apunta. En este punto, sería realista una vuelta a la casi normalidad de la mayoría de la población, con una cierta cautela para los mayores de 40 años que no se han vacunado.

“Ahí sí que podríamos retomar el mantra de los negacionistas de que el coronavirus es como la gripe, porque probablemente sus efectos en necesidades de hospitalización y letalidad” serían similares. En este contexto, propone vida normal entre los menores de 40 años para incrementar la inmunidad ante los contagios y acercarse a la inmunidad de grupo. Pujol llega a la conclusión de que el escenario cambiaría de forma radical aunque el acceso a la vacuna no sea universal.