El Clínico crea una calculadora que predice el riesgo de los enfermos de Covid que llegan a urgencias

La herramienta analiza variables como la edad, la saturación de oxígeno o el funcionamiento de los riñones para anticipar la evolución de los infectados y decidir el ingreso o el alta

Sanitarios del Summa traslada a un paciente a las urgencias del Hospital Clínico de MadridJUAN MEDINAREUTERS

Los médicos del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos de Madrid han creado un modelo informático que predice la buena evolución de los pacientes diagnosticados de Covid-19 o su riesgo de complicaciones, en los 30 días siguientes a ser atendidos. Según informa este centro sanitario a través de un comunicado, dicho modelo ha sido desarrollado en colaboración con la Universidad de Basilea, un centro que goza de gran prestigio en investigación sobre biomarcadores. La herramienta, o calculadora de riesgo, está basada en el análisis de los más de 3.500 pacientes atendidos por las urgencias del Clínico entre marzo y abril de 2020, en plena eclosión de casos en España. En total, evalúa siete variables, que incluyen la edad, el grado de saturación de oxígeno, el funcionamiento de los riñones a través de la tasa de filtrado glomerular, el daño en los tejidos por medio de la lactato deshidrogenasa, la proteína C reactiva (un marcador inflamatorio), el número de plaquetas y si el paciente presenta deterioro cognitivo.

“Una vez analizadas las variables, el modelo establece el nivel de riesgo individual del paciente y permite categorizarlo como de riesgo muy bajo, bajo, intermedio, alto o muy alto, ofreciendo un pronóstico de información sobre la probabilidad de buena o mala evolución”. Según el hospital, el perfil de pacientes con Covid donde mayor rentabilidad clínica se puede obtener de esta herramienta es el correspondiente a los mayores de 55 años y con saturaciones de oxígeno inferiores al 96%, que se corresponde con un perfil con mayor riesgo de mala evolución. La herramienta facilita así adecuar el recurso a la necesidad del enfermo, lo que abarcaría desde el alta hospitalaria hasta el ingreso, la prestación de cuidados intermedios o el ingreso en una unidad de cuidados intensivos.