Sanidad «copia» la estrategia de Madrid en Ceuta y Melilla

Aplica más pruebas rápidas que PCR para reducir los contagios

En Melilla, la incidencia acumulada llegó a superar a principios de mes los 1.000 casosEFEla razon

El uso de los test rápidos de antígenos por parte de Madrid constituye una de las principales razones de su éxito a la hora de frenar el aumento de los contagios en esta fase de la segunda ola de la pandemia. La región que gobierna Isabel Díaz Ayuso fue la primera en aplicarlos en España, en septiembre, y dos meses después, los ha generalizado, hasta el punto de que esta región ya realiza casi el triple de diagnósticos de la Covid-19 por esta vía que por medio de las convencionales PCR.

Según los datos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), entre los días 10 y 16 de este mes Madrid realizó 58.738 PCR de las 781.037 practicadas en toda España. En este mismo periodo, efectuó 131.034 test de antigenos de los 324.471 aplicados en el conjunto del país. El camino, sin embargo, no fue fácil. Madrid tuvo que vencer las dudas iniciales del Ministerio, que finalmente no puso pegas a su uso. A día de hoy, Madrid es, sin embargo, la única región de todo el país que realiza mas test de antígenos que PCR, aunque el número de las primeras va aumentando en toda España.

Dos territorios constituyen la excepción a esta regla. Se trata de Ceuta y Melilla, cuya Sanidad es gestionada directamente por el Ministerio que dirige Salvador Illa a través del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). En ellos, Sanidad ha decidido emular a Madrid y ya realizan también más test de antígenos que PCR. Según los datos oficiales, en Ceuta se hicieron 283 PCR y 1.337 test de antígenos entre los días 10 y 16 de este mes. En Melilla la proporción fue de 580 frente a 1.015.

Al igual que sucedió en Madrid, su generalización en las dos ciudades autónomas ha ido acompañada de una reducción más que notable de los contagios. La virtud de las pruebas de antígenos es que permiten obtener resultados en aproximadamente 15 minutos, descargando además de trabajo a los laboratorios que analizan las PCR, con lo que estos también pueden ofrecer resultados mucho más rápido. En los picos de la pandemia han llegado a tardar en algunos lugares hasta cuatro días en completar su análisis, con lo que el infectado podía propagar la enfermedad durante ese tiempo y hasta que se dictase el aislamiento.

En Melilla, la incidencia de casos diagnosticados en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes llegó a superar a principios de mes los 1.000 casos, siendo una de las zonas de España más golpeadas por el virus. Ahora, la incidencia ha quedado rebajada a 571 casos. Algo parecido ha sucedido con Ceuta, en donde la incidencia se sitúa en 690. El pasado 2 de noviembre esta ciudad registraba una de 831 casos. Entonces hacía 593 PCR por sólo 361 test de antígenos. En Melilla, a comienzos de mes la incidencia era de 1.356 casos. Esta ciudad hacía entonces 1.182 PCR por sólo 177 test de antígenos, según los datos del Ministerio.