La vacunación antiCovid suma más rechazos

Médicos de atención primaria y enfermeros se unen a las regiones en su escepticismo ante lo propuesto por Illa

Los profesionales de la sanidad muestran sus dudas ante la eficacia real de las vacunas
Los profesionales de la sanidad muestran sus dudas ante la eficacia real de las vacunasJohn CairnsAP

«Nos vamos a tener que quedar a dormir en los centros de salud», afirmaba el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, José Polo, a LA RAZÓN, al ser consultado sobre el plan de vacunación contra la covid presentado ayer por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. «Ya estamos saturados por la campaña de la gripe y ahora anuncian esto, que ni siquiera ha sido consultado con nosotros». Polo incluso desconfía de las vacunas. «Solo sabemos de ellas por lo que dicen las propias farmacéuticas. Ni han presentado resultados en congresos, ni los han publicado en una revista científica. Ya parecía que el remdesivir o la hidroxicloroquina iban a curar el SARS y luego se ha demostrado que sirven para poco. Y de las vacunas no conocemos nada de sus efectos secundarios», remarcó el presidente de esta sociedad.

Los profesionales de enfermería también denuncian la «gran presión asistencial que sufren dada la actividad a llevar a cabo con pacientes Covid y no Cocvid», como explica a este periódico el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya. «No podemos dejar de lado a los pacientes crónicos y aquellos que tienen otros procesos agudos, e incluso el seguimiento del niño sano u otros programas de salud y prevención. Desde años venimos sufriendo un gran déficit de enfermeras a todos los niveles, con una de las ratios de enfermeras por pacientes más bajo a nivel de Europa». Pérez Raya propone a Sanidad «acercar la vacuna allí donde estén los grupos prioritarios, como los centros sociosanitarios y también aprovechar toda la infraestructura del sistema nacional de salud, por ejemplo, los hospitales. Sería aconsejable tener prevista la instalación, en caso de ser necesario», concreta, «de macrocentros de vacunación temporales, con unas carpas o aprovechando instalaciones existentes».

Las comunidades autónomas continuaron ayer con sus críticas al plan del Gobierno. El consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, cree que «se ha lanzado con mucha alegría» y que una campaña de vacunación requiere muchas cuestiones «que ni siquiera se han planteado. Hay que hablar, por ejemplo, del tema logístico de conservación de las vacunas», y sobre éstas recuerda que son diferentes y «producen inmunizaciones distintas según qué tipo de paciente». A su juicio, «lo peor» es que «tiene una parte técnica que a día de hoy con las comunidades autónomas no se ha hablado», y además, «es muy importante saber también cuántas vacunas se van a disponer y en qué periodos de tiempo. Yo creo que hay demasiadas incógnitas sobre todo para la expectación tan grande que se ha generado en la población, y además viviendo lo que hemos vivido porque creo que el componente emocional que se le ha dado a la campaña de vacunación pienso que hay que modularlo un poco más. Tenemos que ser más cautos».

La consejera de Sanidad del Gobierno Vasco, Gotzone Sagardui, destacó ayer que su comunidad autónoma dispone de «muchos planes de vacunación, como el de la gripe que está activo en estos momentos, y que, al igual que organiza esas otras campañas, organizará la de la vacuna contra la covid». Y lamentó haberse enterado «por la prensa» del plan.