«la Caixa» refuerza su labor pedagógica con un concierto teatralizado de Beethoven

La música, elemento muy especial en el bienestar de las personas estos días

El director Josep Pons en el concierto 'Beethoven 250'
DAVID CAMPOS/FUNDACIÓN LA CAIXA
15/12/2020
El director Josep Pons en el concierto 'Beethoven 250' DAVID CAMPOS/FUNDACIÓN LA CAIXA 15/12/2020Servicio Ilustrado (Automático) DAVID CAMPOS/FUNDACIÓN LA CAIXA

Este año, la Navidad será muy diferente por culpa de la pandemia. Las medidas de prevención y seguridad para reducir al máximo el riesgo de contagio por coronavirus desaconsejan las reuniones familiares, contraindican los desplazamientos y viajes y prohíben los grandes eventos masivos. Y en este contexto, la iniciativa de la Fundación «la Caixa» de compartir un concierto teatralizado sobre la vida y obra de Ludwing van Beethoven cuando se celebran los 250 años del nacimiento del compositor trasciende la vocación pedagógica y de divulgación del evento.

«En un momento en el que no podemos celebrar la Navidad como nos gustaría, la Fundación ‘la Caixa’ ha querido compartir con todo el mundo un concierto muy especial para contribuir al bienestar de las personas a través de la música», comenta al respecto la directora general adjunta de la entidad, Elisa Durán.

«Beethoven 250» es un concierto bibliográfico online, conducido por el director de la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, Josep Pons, y en el que participan una orquesta formada por 58 músicos, un grupo de 48 coristas y tres actores que representan la vida del gran compositor. Para Pons, «la figura de Beethoven sigue sacudiendo, emocionando y siendo de rabiosa actualidad. Nos sigue sorprendiendo porque habla de valores universales. En el centro de su obra está el ser humano».

Realizado por Igor Cortadellas con idea y guión a cargo de Albert Gumí y David Puertas y dramaturgia y dirección escénica de Anna Llopart, el concierto, que se colgó ayer en el Ágora de CaixaForum, recorre momentos de la vida del compositor y contextualiza algunas de sus obras más reconocidas. Éste arranca con la tragedia de Egmont, que evoca al carácter luchador del artista, para dar paso a una muestra de los primeros pasos de Beethoven, sus ideales y las continuas dificultades que sufrió en todos los órdenes de su vida, con duelos de piano de la época. A continuación se refiere a la admiración del músico por la naturaleza y su decadencia auditiva y, en este contexto, reproduce la Pastoral, pieza con la que el compositor recreó la vida en el campo.

La esencia luchadora, rebelde y de superación de Beethoven, así como su éxito y ascensión también están presentes en este evento conmemorativo con el concierto para piano nº5 Emperador y la celebración de fraternidad en el cuarto movimiento de la Novena Sinfonía con el eterno y espectacular «Himno de la Alegría».