Cómo ayudar a tu perro si siente miedo a los petardos en Navidad

En épocas navideñas, aumenta el lanzamiento de petardos y fuegos artificiales, una situación que sufren mucho los perros por la agudeza de su oído

Miedo, ansiedad e, incluso, la muerte son algunos de los efectos que los petardos producen en los perros
Miedo, ansiedad e, incluso, la muerte son algunos de los efectos que los petardos producen en los perros

Los perros tienen mucho miedo al sonido de los petardos y de los fuegos artificiales, que acostumbran a ser utilizados sobre todo durante Navidad. No solo sienten miedo, también pueden sufrir situaciones de ansiedad, pánico descontrolado, taquicardias o, en los peores casos, la muerte.

Ese miedo está relacionado con la agudeza de su oído, que es mucho más sensible que el de los seres humanos, lo que le permite captar más sonidos y a una mayor distancia. La sensibilidad del oído varía en función de las razas de perro, que hace que algunas sientan más pánico que otras a este tipo de sonidos.

Por ejemplo, las razas que mas sufren ante los petardos y fuegos artificiales son los Bunhunds Noruegos, Shiba inu y Soft Coated Wheaten Terrier, mientras que las que sobrellevan mejor esta situación son los Pointer, Gran Danés, Bóxer y Crestado Chino.

En caso de que el animal sienta miedo durante estas fechas por el ruido provocado por estos artefactos, Pacma ha dado unos consejos que podrán venir bien a tu perro y le ayudarán a calmarse. El Partido Animalista explica que debemos cerrar las ventanas y persianas en caso de que comience a sentir pánico por el ruido. Esto ayudará a neutralizar en parte el sonido que provenga de la calle, por lo que tu perro se sentirá mejor.

Además, explica que hay que dejar que el animal se coloque en un lugar donde se sienta seguro. También, podemos habilitar una zona en especial para ello donde tu perro esté cómodo. A esto, añade que hay que mantener la calma y actuar con naturalidad.

Por el contrario, explica que, cuando saquemos a pasear al perro, no hay que llevarlo suelto ya que podría huir, no hay que dejarlo solo, porque podría autolesionarse o escaparse, y nunca automedicarlo: “Solo en casos graves y se debe consultar antes con el veterinario”, afirma.