Portugal investiga la muerte de una enfermera de 41 años dos días después de vacunarse

Las autoridades portuguesas indican que no hay evidencias de que la vacunación esté detrás del repentino fallecimiento y esperan a los resultados de la autopsia

Una dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer.
Una dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer. FOTO: Servicio Ilustrado (Automático) GOVERN

Las autoridades sanitarias de Portugal investigan la muerte de una auxiliar de enfermería de 41 años que falleció de muerte súbita mientras dormía dos días después de ser vacunada contra la Covid-19. Según informan medios portugueses, la mujer trabajaba en el Instituto Portugués de Oncología de Oporto (OPI).

Desde el IPO han indicado que la sanitaria no experimentó ninguna reacción adversa a la vacuna tras serle suministrada, ni tenía enfermedades previas o alergias destacadas.

Las autoridades subrayan que se está investigando el caso y que no hay ninguna evidencia que pueda relacionar la suministración de la vacuna con la repentina muerte de la mujer.

Los medios portugueses indican que esta auxiliar, que trabajaba en el departamento de Pediatría, formó parte del grupo de los 538 sanitarios del OPI que recibieron la vacuna de Pfizer-BioNTech, la única que se suministra en la Unión Europea en estos momentos. Se le inoculó el preparado el pasado 30 de diciembre.

El 1 de enero fue encontrada sin vida en su dormitorio. La muerte fue notificada ese mismo día al Ministerio de Salud, que puso en marcha los trámites para esclarecer lo sucedido.