Cinco meses para vacunar a los mayores por los retrasos

Al ritmo actual, la inmunización de 2,3 millones de personas no concluiría hasta junio

El cardiólogo Malcolm Taylor recibe una vacuna en el Servicio Médico Phillips, en EE UUFoto: Eric SheltonAP

La histórica campaña de vacunación contra la Covid-19 arrancó el pasado 28 de diciembre de 2020 y en los primeros nueve días España apenas ha logrado inmunizar a 139.339 personas pertenecientes al grupo de riesgo prioritario que estableció el Ministerio de Sanidad. A este ritmo, las 2,3 millones de personas que aproximadamente lo conforman no serían vacunadas en su totalidad hasta dentro de 148,5 días o, lo que es lo mismo, hasta dentro de 21 semanas, lo que equivale a casi cinco meses. Hasta finales de mayo o principios de junio el proceso no estaría pues concluido.

El objetivo que se trazó el departamento que aún dirige Salvador Illa es que esas primeras 2,3 millones de personas fueran inmunizadas en un plazo máximo de 12 semanas o tres meses, por lo que, al ritmo actual, se produciría un retraso de nueve semanas sobre esa meta prevista. Un tiempo precioso a la vista del avance desbocado que están experimentando los contagios en España en el arranque de esta tercera ola, con las unidades de cuidados intensivos (UCIS) de numerosos hospitales ya congestionadas de enfermos graves de coronavirus.

A nivel del conjunto de la población, el retraso sería posiblemente mucho más grave. Si las autoridades sanitarias han tardado nueve días en vacunar a sólo 139.339 personas, una simple regla de tres determina que hacerlo a los 47,332 millones de personas que habitan en España supondría si se sigue el mismo ritmo un tiempo de 3.057 días, el equivalente a 8,3 años.

Dosis Mundo y EspañaInfografía: T. Nieto

No parece probable que se produzca este retraso. La inmunización de los residentes y el personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes es posiblemente la más compleja de todas las vacunaciones estratificadas en grupos que ha programado el Ministerio de Sanidad, ya que hay que trasladar la vacuna hasta los centros y retirar las dosis sobrantes para llevarlas a otros a unas temperaturas específicas, con el fin de que no se deterioren, dada la inestabilidad de la vacuna de Pfizer.

La vacunación dentro de los centros sanitarios será previsiblemente mucho más ágil porque la logística es mucho más simple y porque los servicios de salud autonómicos cuentan ya con experiencia previa con la gripe, aunque el aumento de contagios por Covid y de la presión asistencial subsiguiente serían factores que jugarían en contra. A pesar de que el cumplimiento del calendario previsto se encuentra en el aire, el Gobierno no parece dispuesto a utilizar todos los recursos sanitarios a su disposición para agilizar la administración de las dosis: el Ejército, la Sanidad privada, las mutuas, las farmacias y hasta las ONG con experiencia en vacunación internacional.

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, defendió ayer la capacidad que, a su juicio, tiene la Sanidad pública para desarrollar la estrategia de vacunación masiva contra la enfermedad que ha originado la pandemia, como sucede con la gripe, aunque reconoció que la complejidad de administración de la vacuna no es la misma en un caso y en otro. En una entrevista en la Cadena Ser que recoge Efe, la número dos del departamento que aún dirige Salvador Illa expresó su esperanza en que «el ritmo de la campaña de vacunación vaya mejorando». En este sentido, destacó que las cifras reportadas por las autonomías el martes son mucho mejores que las del lunes.

De acuerdo con los datos de Sanidad, hasta el martes se han administrado en España 139.339 dosis de las 743.925 entregadas, lo que representa un 18,7% del total. Según el contador en tiempo real Our World in Data, 14,56 millones de personas han sido ya inmunizadas ya en todo el planeta, de las que 4,84 millones pertenecen a Estados Unidos, 4,5 millones a China y 1,37 millones a Israel, que será el primer país, junto con el Vaticano, que alcanzará la ansiada inmunidad de rebaño.

En Europa, Reino Unido ha administrado ya 826.301 dosis, Rusia 800.000, Alemania 316.962 e Italia 182.442. Calzón aprovechó para lanzar un dardo envenenado a algunas administraciones sanitarias, sin citarlas. «Algunas comunidades demuestran con datos que es posible administrar las vacunas y hacerlo desde el sistema sanitario público, con protagonismo de sus enfermeras, auténticas expertas en campañas de vacunación previas», subrayó.

Asturias, con un 54,5 por ciento de las dosis recibidas ya administradas; Ceuta, con el 51,4%; Melilla, con el 33,9%, y Castilla y León y Galicia, ambas con el 32%, son las comunidades que más vacunas han inyectado.

Por contra, al final de la lista se sitúan Cantabria –5,1%–, Madrid –con el 5,4–, Extremadura, con el 8,3; Cataluña, con el 9,3% de las vacunas administradas, y La Rioja, con el 9,9%.

Como ya ha informado este periódico, en los retrasos han jugado factores como las vacaciones navideñas, la falta de neveras y la salida de mayores de algunas residencias durante las fiestas.