Cómo preparar su vivienda para la ola de frío

Un buen aislamiento térmico puede lograr un ahorro de hasta el 30% en la factura energética

Helada en la ventana.
Helada en la ventana.La RazónPixabay

La Aemet ha activado para hoy la alerta por frío en más de 30 provincias, diez de ellas en aviso naranja por temperaturas de entre -8 ºC y -10 ºC. Con el temporal de frío y nieve no queda más remedio que pasar más tiempo casa, ya que la situación se mantendrá hasta el jueves, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología.

Las temperaturas extremas darán lugar a mínimas históricas en muchos lugares de España donde sus ciudadanos no están acostumbrados a un invierno tan gélido. Tampoco están preparadas sus viviendas, por lo que el uso de la calefacción en algunos hogares será ineficiente, caro e, incluso, inútil. Entonces, ¿cómo se debe preparar la casa para tener una temperatura agradable durante la ola de frío?

“Más vale prevenir que curar”. El refranero español es sabio y nos avisa de que, en este caso, las grandes soluciones para combartir el frío deben hacerse con antelación. Un buen aislamiento térmico puede lograr un ahorro de hasta el 30% en la factura energética y evita que la vivienda pierda calor, pero estas intervenciones, como reformar la envolvente del inmueble o cambiar las ventanas, son muy caras. Sin embargo, desde la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), proponen una serie de soluciones más económicas para mejorar el confort térmico de la vivienda.

1. Burletes en puertas y ventanas. Instalar estas tiras de caucho, silicona y otros materiales bajo las puertas y ventanas es una solución muy económica para evitar filtraciones de aire. La patronal de las reformas recomienda plantearse un cambio de ventanas si las de la vivienda son de madera o aliminio y tienen los cristales muy finos. Las que consguen un mejor aislamiento son las de PVC con doble acristalamiento de vidrio.

2. Evita que las tuberías se congelen. Las bajas temperaturas pueden romper las cañerías. Para evitarlo, protégelas con espuma, cinta de calefacción o plástico de tuberías.

3. Colocar láminas reflectantes detrás de los radiadores. Si la vivienda no está bien aislada es posible que el calor se pierda por las paredes. Estas láminas dirigen el calor hacia dentro de la habitación.

4. Evita picos de consumo de calefacción. El uso intensivo de la caldera para calentar la casa rápidamente es ineficiente, ya que necesita el doble de energía para alcanzar la temperatura desea, según explica la patronal. En su lugar, es mejor mantener una temperatura constante de unos 21 ºC duraten el día y de 17 ºC durante la noche. De esta forma, la caldera sufrirá menos y el gasto energético será menor.

Una vez realizadas estas recomendaciones, es el momento de plantearse ir un paso más allá. La manera más drástica de mejorar el aislamiento es reformar la fachada del edificio si fuera necesario. Esta intervención se puede realizar tanto desde el exterior como del interior de la vivienda sin reducir su superficie habitable. Si la fachada posee cámara de aire, también es posible inyectar el aislamiento en ella a través de espuma de poliuretano, lanas minerales o celulosa.

Estas reformas deben recibir el visto bueno de los vecinos, por lo que es posible que el proyecto no reciba el visto bueno. En ese caso, la patronal de las reformas recomienda como alternativa reforzar los tabiques interiores, los suelos y los techos.