Nipah, el otro virus que puede provocar la próxima pandemia

Es muy letal y se contagia por contacto directo con un infectado o por el consumo de alimentos contaminados

Los murciélagos que comen fruta son el huésped natural del virus Nipah
Los murciélagos que comen fruta son el huésped natural del virus Nipah

La pandemia de coronavirus ha provocado más de 95 millones de contagios y 2 millones de muertes en todo el mundo. Pero no es el único virus que preocupa a los expertos.

Supaporn Wacharapluesadee es directora del Centro de Ciencias de la Salud y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Cruz Roja Tailandesa en Bangkok.

Durante los últimos 10 años ha formado parte de Predict, un proyecto mundial para detectar y detener enfermedades que pueden pasar de animales a humanos, sobre todo desde murciélagos.

Ahora, la atención de la científica está virus llamado nipah. “Supone una gran preocupación porque no hay tratamiento y este virus tiene una alta tasa de mortalidad”, dice Wacharapluesadee a la BBC.

El nipah se descubrió en 1998 y está presente en los murciélagos de la fruta. La tasa de mortalidad de este virus está entre el 40 y el 75%, dependiendo de dónde se produzca el brote.

¿Cómo es el virus Nipah?

La OMS ya lo incluye en su lista de los diez patógenos que presentan un mayor riesgo para la salud humana. Los expertos confirman que en India y Bangladesh ya hay brotes de este patógeno en los humanos.

Lo siniestro de este virus radica en que tiene un largo período de incubación. Puede llegar hasta los 45 días, lo que significa que existen muchas posibilidades de que un animal o persona infectada, sin saber que está enferma, lo propague.

Además, puede infectar a una amplia gama de animales y se puede contagiar por contacto directo o consumiendo alimentos contaminados.

Los síntomas del virus nipah son: tos, dolor de garganta, dolores y fatiga, y encefalitis, un tipo de inflamación del cerebro que puede causar convulsiones y la muerte.

Un ejemplo del riesgo real de una posible pandemia provocada por este virus lo encontramos en el mercado de Battambang, en el noroeste de Camboya. Miles de murciélagos que comen fruta sobrevuelan el mercado defecando y orinando sobre cualquier cosa que pase debajo de ellos. Los techos de los puestos del mercado están cubiertos de heces de murciélago.

Veasna Duong, jefa de la Unidad de Virología del laboratorio de investigación científica Instituto Pasteur en Phnom Penh, es colaboradora de Wacharapluesadee, y advierte: cualquier lugar donde los humanos y los murciélagos frugívoros estén cerca se considera un “intercambio de alto riesgo”, es decir, que es muy posible que se produzca un contagio.

“Este tipo de exposición podría hacer que el virus mute, lo que podría causar una pandemia”, dice Duong a la BBC.