«Harán falta las enfermeras de la sanidad privada y de la Enfermería militar»

Con el avance del plan de vacunación, los retrasos van a depender “de la logística y la organización que establezcan los diferentes servicios de salud autonómicos”, afirma Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería

Traslado de pacientes covid por parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME)
Traslado de pacientes covid por parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME)Luis DíazLa Razón

El plan de vacunación se complica. Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, cree que cuando entremos en la fase de vacunar a ciudadanos mayores o pacientes de riesgo, si es en centros de Atención Primaria, no habrá problemas pues es de forma escalonada, «sólo hay que ver las 12.500.000 dosis que se han administrado contra la gripe en la campaña de este año. Los retrasos van a depender», señala, «de la logística y la organización que establezcan los diferentes servicios de salud autonómicos con listados de los grupos priorizados por días y semanas previamente». Y prevé que «puede ser un caos en una región y un éxito en otra y ahí es donde se retratan los buenos gobiernos y los buenos gestores». Sobre los pacientes dependientes que no puedan desplazarse, Pérez Raya recuerda que «la visita domiciliaria lleva muchos años funcionando en Atención Primaria. Pero si en algún territorio o área sanitaria hubiera dificultades siempre se podría recurrir a contratar grupos de apoyo de enfermeras para vacunar específicamente estableciendo diferentes turnos, y harán falta las enfermeras de la sanidad privada o la Enfermería militar, en este último caso, casi 800 profesionales con clara vocación de servicio. La vacunación frente la Covid es una prioridad nacional».

Por su parte, Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales (SEMG), incide en el problema que supone «17 ideas de 17 servicios de salud. Además, tendríamos que vacunar a toda la población cuando llevamos años demandando que se refuerce los medios de transporte para la atención domiciliaria». Armenteros propone que si no se refuerzan las plantillas de atención primaria, «al menos que no se nos obligue a realizar tareas burocráticas para que todo el personal sanitario disponible sea empleado directamente en la campaña de vacunación contra la Covid. Y yendo a los domicilios cuando sea necesario porque lo último es reunir a la gente en los centros sanitarios, de forma especial a la de mayor edad, y aumentar considerablemente los contagios». Para la coordinadora del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Medicina de Familia, la doctora Susana Martín, uno de los problemas a los que se enfrenta la campaña de vacunación es que «algunas comunidades han preferido dejar de poner nuevas vacunas para asegurarse las suficientes para inyectar la segunda dosis y asegurar la inmunidad de al menos una parte de la población». La doctora Martín cree que el objetivo del 70% de vacunados en verano que dice el Gobierno «no se registrará hasta el otoño».