España puede dejar de usar hasta 10 millones de vacunas por falta de jeringuillas

Cada vial de Pfizer dispone de seis y el último se desperdicia en parte de España

Thumbnail

La falta de previsión en la adquisición de jeringuillas adecuadas por parte de las comunidades autónomas está provocando que de los viales de la vacuna de Pfizer/BionTech, que proporcionan hasta seis dosis, se extraigan en la mayoría de los casos sólo cinco. Como la compra realizada por la Unión Europea se refiere a dosis, no a viales, España puede perder muchos miles de ellas, ya que la UE destinó para España 60 millones de dosis, lo que suponen 10 millones de viales de 6 dosis cada uno.

Para extraer la sexta dosis se necesita una jeringuilla del tipo de la usada para suministrar insulina, ya que dispone de «volumen muerto bajo», el espacio entre la aguja y el émbolo.

La nueva ficha técnica indica que los viales contienen 6 dosis de 0,3 ml de vacuna y que, para extraerlas todas, se deben utilizar jeringas con un «volumen muerto bajo». El volumen muerto es el espacio que existe entre la aguja y el émbolo de la jeringa. Cuanto menor sea ese espacio menos dosis se pierde. Las jeringas ideales son las de 1 ml, las típicas de insulina, pero en este caso graduadas a 0,1ml. Así, la propia compañía explicó a LA RAZÓN que «la ficha técnica de la Unión Europea para Comirnaty (nombre de la vacuna) se ha actualizado y establece que después de la dilución, los viales contienen seis dosis de 0,3 ml de vacuna. Para extraer seis dosis de un solo vial se deben utilizar jeringas y/o agujas de bajo volumen muerto. Si se utilizan jeringas y agujas estándar es posible que no haya suficiente volumen para extraer una sexta dosis de un solo vial».

Madrid ha puesto rápidamente remedio. Aunque sí dispone de jeringuillas apropiadas, para no sufrir problemas ayer la Consejería de Sanidad adquirió 280.000 jeringuillas idóneas para esta sexta dosis.

Castilla y León también se salva de estos problemas logísticos y es una de las comunidades que sí está aprovechando la dosis extra de los viales de la vacuna al contar con las jeringuillas especiales. Así lo aseguró ayer en la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno autonómico la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien ha informado de que la comunidad cuenta con las reservas suficientes de jeringuillas como para vacunar dos veces a la población de la autonomía.

Concretamente, la titular de Sanidad ha cifrado en casi cuatro millones y medio el número de jeringuillas acreditadas para extraer esa sexta dosis que posee en estos momentos, al tiempo que ha informado de que la comunidad ha adquirido recientemente otro millón de ellas por 57.000 euros. Asimismo, Casado ha recordado que el protocolo de vacunación igualmente contempla cómo administrar las dosis para aprovechar los viales al máximo, de tal forma que, por ejemplo, en las residencias de mayores, primero se consulta con los centros a cuántas personas se va a vacunar en una jornada, para llevar las dosis más justas posibles.

Dudas entre sanitarios

Sin embargo, en Andalucía su consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha admitido que al no disponer de jeringuillas de 0,1 ml por el «déficit» de este material no han conseguido aprovechar la sexta dosis, lo que supone «un 20 por ciento de la vacunación», explicó. De hecho, sindicatos de profesionales de enfermería andaluces se pusieron en contacto con los representantes de prevención ante su «dificultad» para extraer con jeringuillas de dos centímetros cúbicos la dosis exacta que exige la vacuna.

Consultado ayer el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, se mostró convencido, en declaraciones a Ep, de que no hay ningún problema con las jeringuillas para vacunar contra la Covid en España porque todo está «perfectamente planificado» desde hace meses.

Duque señaló que no le consta y le extraña que haya un déficit de jeringuillas para la vacunación contra la pandemia. «Incluso la fabricación de jeringuillas está también dentro de España y lo que sí pueda pasar es que quizá hubiera necesidad de tener un tipo específico de jerinquillas, algún detalle. Yo lo miraré si se necesita introducir alguna innovación en algún sitio, pero no da tiempo, la verdad».

En todo caso, se muestra convencido de que no hay problema porque, según ha asegurado, ha hablado de ello con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y «hace mucho que todo esto está organizado. No me creo que haya un problema».